Páginas vistas en total

domingo, 17 de enero de 2016

Un cesto trenzado con hilos rojos.


Existe una leyenda que dice que las personas destinadas a conocerse tienen un hilo rojo atado en sus dedos. Conectados uno con otro, unas con otras de forma tal que ese hilo las une y a pesar del tiempo y del espacio, las personas destinadas a encontrarse lo harán. No importa lo que tardéis en conoceros, ni importa el tiempo que pase, ni siquiera importa la distancia existente entre vuestros lugares de nacimiento o vuestros domicilios: si existe el hilo rojo os encontrareis. El hilo unas veces está muy tenso y eso hace que el encuentro sea primero, otras esta muy enredado y pospone en el tiempo esa relación. Esta leyenda oriental aunque su origen no está claro si es en Japón o en China empezó al conocerse que la arteria ulnar conecta uno de los dedos de la mano (tampoco se ponen de acuerdo si el meñique o el anular) con el corazón que es el símbolo del amor y de la vida, algunas personas están tan convencidas de esto que físicamente llevan un hilo rojo con ellas. Esta unión de vida con determinadas personas funciona y punto, no se puede imponer y siempre va a existir aunque las circunstancias sean adversas. Es el azar o no lo que nos lleva a hablar el mismo idioma y entendernos.
El año pasado por estas fechas encontré un blog que hacia reseñas literarias. Hay muchos blogs, de muchos tipos y temas, y en todos la persona que está detrás imprime su personalidad al mismo. "El paxaru verde" me llamó la atención el nombre porque cuando yo era pequeña mi tía Carmina nos cantaba un cantarín que decía "Díme paxarín parleru/ díme qué comes/ como arenines del mar/ del campu flores." El caso es que el nombre del blog me recordó aquel cantar y me interese por él. El blog es literatura. Todo él es literatura. Es de una chica que es una devoradora de títulos y los reseña de forma excepcional y a la que envidio no sólo por su capacidad para leer (presumo que tiene más tiempo o se organiza mejor) sino por su facilidad para reseñar, incorporando citas, extractos, etc (yo no tengo tanto humor). Nos hicimos amigas de FB. Gracias a ella retome dos de los libros que tenía en la pila (cada vez más alta) de pendientes: Intemperie y De acero, por cierto los dos me encantaron, a los dos los había empezado en el momento menos indicado. Yo diría que los libros, como las personas que conoces, tienen su tiempo. Por eso no hay que descartar nada ni a nadie por sí acaso. Siguiendo a Lorena y su blog descubrí allá por marzo, con motivo de una actividad que organizaron para el día Internacional de la mujer, una iniciativa que me pareció muy interesante. Había un grupo de FB creado por Carmen Forján llamado Tarro-Libro. Se trataba de ir metiendo en un tarro una moneda del país al que pertenezcas por cada libro leído. Al final del año ese dinero que hayas ido ahorrando al ritmo que hayas leído debes invertirlo en nuevos libros para tu biblioteca particular. Yo no podía participar porque era un grupo cerrado. Debía de esperar a que se abriera la nueva convocatoria. Y espere... Mientras tanto fuí apuntando los libros que leía y ahorrando mis euros, pero en cuanto tuve diecisiete euros, los gasté, aún así llegué a tener una lista de 34 libros (aunque he leído más en 2015) En enero se abrió de nuevo el grupo y ahí estoy, entusiasmada. Vamos a ver cuántos euros soy capaz de ahorrar. Aunque esto no es una competición claro, simplemente es un grupo de personas unidas por un hilo rojo que estaban destinadas a encontrarse en este grupo y a tener una relación por y a través de los libros. ¿No es fantástico? No aspiro a encontrar mejores amig@s en Tarro-libro 2016, sólo a compartir lecturas, momentos, historias... Lectores que no pueden con un autor y a los que otros lectores les abren los ojos presentándoles otros títulos, "quizás no hay que empezar por este sino por aquel"... Creo que va a ser divertido y a dar mucho de sí. Este año como actividad van a leer las Novelas Ejemplares de Cervantes, yo a esto he llegado tarde, pero prometo estar más atenta.
Y así algunas personas están destinadas a encontrarse igual que algunos libros están esperando ser leídos por determinadas personas, solo por esas o precisamente por ellas. Algunos personajes están esperando ser creados por sus autores, a veces, simplemente aparecen en el camino del autor que va a hacerlos famosos o queridos u odiados. Algunas historias están destinadas a escribirse. Otras están esperando para ser vividas. Las no deseadas quedarán enterradas en un baúl en un desván en una casa vieja y abandonada, desechadas y olvidadas para siempre.
Yo por mi parte estoy convencida de que no te cruzas con nadie sin más, las personas con las que te cruzas están en tus sueños solo a un instante de convertirse en reales o no, de tener forma humana, de ser la persona idónea en el lugar exacto esperando. Unas veces depende de tomar un sentido de la calle y no el contrario, de seguir de frente en un cruce o de un "me gusta" en FB. Están ahí esperando que sea su momento, nuestro momento. Sin duda 2015 ha sido un gran año. Un año de sueños y logros, de retos y proyectos, de lecturas y de palabras escritas, un año de personas. 2016 será fantástico por los grupos de lectura y por los grupos de escritura, pero sobre todo y por encima de todo por las personas que hagan conmigo el camino, por las que se bajen en estaciones diferentes a la mía, por las que se suban en el mismo vagón en el que yo avanzo o en el que espero, por las que estén y por las que nos dejen. 2016 acaba de llegar, qué siga la función.

http://carmenyamigos.blogspot.com.es/2017/01/reto-tarro-libros-2017.html 

3 comentarios:

  1. Qué preciosidad de entrada, Bea. Sin duda la más bonita de las que he leído dedicada a Tarro-libros, incluídas las de 2015.
    Gracias por la mención. Para mí también ha sido una suerte que te hayas cruzado en mi camino. Recuerdo nuestra primera interacción, a raíz de la lectura de 'Juntos, nada más'.
    Por cierto, el Reto Cervantino es una iniciativa del blog de Carmen al margen de Tarro-libros. Se está esperando a que termine el mes y ya esté el grupo cerrado para proponer las actividades de este año. Así que no llegas tarde.
    Que siga la función.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  2. Anda yo no me acordaba de "Juntos nada más" me acordaba de las otras lecturas a las que tu reseña me animaron. Creo que vamos a pasar muchos buenos ratos de lectura este año todos juntos. Un beso

    ResponderEliminar
  3. Convencida de que los hilos rojos nos unen, Bea😊

    ResponderEliminar