Páginas vistas en total

sábado, 12 de mayo de 2018

Cuenta atrás: Fernández Cubas en Quirós.


Cristina Fernández Cubas.
Quedan apenas unos días para que Cristina Fernández Cubas reúna en Quirós a cientos de lectores venidos de todos los puntos de Asturias (o de casi todos). Cuento los días y en poco empezaremos la cuenta atrás. No sé si llegaremos allí en plenitud de facultades, porque verdaderamente hay tantas cosas que atar..., pero puedo aseguraros que estamos haciendo todo lo que está en nuestras manos para conseguir que la fiesta de los lectores asturianos sea un auténtico éxito. Espero que si algo sale mal o no alcanzamos el objetivo de cubrir todas las expectativas que habéis/habemos puesto en esta jornada, sepáis disculparnos.
El Grupo de Animación a la Lectura de Bibliotecas Públicas de Asturias hace un trabajo encomiable, como hormiguitas, con disciplina y seriedad pone todo su empeño y entusiasmo en dinamizar y visibilizar este mundo increíble de la lectura, los lectores y las bibliotecas.
Leer, ainsssss, ese vicio que se practica en solitario pero que aporta tanto cuando se comparte en grupo. Ainssss cuánto bien hacen los clubes de lectura, no sólo como lugares donde se lee y se comentan los títulos propuestos. Leer se convierte en un placer colectivo, se discute, se vive, se contrasta, se viaja, se planifican aventuras, llegando incluso a poder revivir las novelas en los escenarios en los que discurren, se hacen rutas literarias, se explora el mundo exterior y el interior. Qué os voy a contar yo a tantos de los que estáis por aquí y sois tan lectores o mucho más que yo. Aunque leer no debería dejarse solo en cifras, cada vez estoy más convencida. Se pueden leer cientos de títulos y que ninguno te acaricia, te envenene, te enamore, o se pueden leer menos por año y que sean esos los que verdaderamente te transformen. Y es que la lectura transforma. Y el que no quiera transformarse que no lea, pero el que quiera crecer que lo haga, que lo haga cometiendo pecados capitales como la avaricia, la envidia (ainsss la envidia, yo que tengo tan poco tiempo como envidio a los que tienen más que yo), la gula...
Y ¿las bibliotecas? y ¿las bibliotecarias? Las bibliotecas auténticas herramientas de democracia, que no distingue a nadie a la hora de abrirle las puertas y acogerle, ni la edad, ni el sexo, ni el poder. En las bibliotecas dónde tantos buenos y fantásticos proyectos de animación a la lectura se ponen en marcha. Hormiguero de ideas. Y en las bibliotecas: las personas. Bibliotecarias y bibliotecarios siendo argamasa que une libros con lectores, magas dentro de un bosque de estanterías de árboles de papel, hadas buenas que conducen a cada uno de nosotros al título indicado, brujas malas de cuento que conectan de inmediato con los más pequeños para se sean ellos los que devoren el mundo y no al revés.
Bueno no sé, solo quería deciros que me acorde esta mañana de otras dos cuentas atrás y mirai qué rollo os he soltado. Hace unos años iba arrancando entusiasmada las hojas del calendario para mí cuarenta cumpleaños, un año después hice lo mismo cuando esperábamos que llegara mi sobrino Hugo (ahora tengo dos) que nació unos días antes de mi 41 cumpleaños. Hoy comparo los días que faltan para el 2 de junio con aquella fiesta de cumpleaños, la de los cuarenta, rodeada de mi gente y con el nacimiento de Hugo. Mirai si ye importante lo que pasa en Quirós ese día.
Una última cosa, el 2 de junio es el día de Cristina por supuesto, de los lectores, de las bibliotecas y las bibliotecarias y aquí quiero parar para destacar la labor encomiable de Marga Prieto, la nuestra, ella cargada de trabajo y de tareas, hace un esfuerzo extra por nuestro club de lectura (que ya tiene un año). Es una persona generosa, atenta, cariñosa que siempre está, qué importante es estar siempre en estos tiempos. El 2 de junio tiene que ser también el día de las bibliotecarias rurales, de las que con aún menos medios que las de ciudad, hacen milagros, el milagro de estar y de intentar llegar a cada uno de los que se acercan a su Biblio.
Y mientras llega el 2, pecad lectores, pecad! Leed lectores, leed! Leed y compartir, escuchad a los demás lectores, contagiad vuestro entusiasmo por la lectura que es una fórmula para ayudarte a vivir.





miércoles, 9 de mayo de 2018

Primavera cierta

Contempla distraída crecer las margaritas en el minúsculo espacio verde que le ha tocado en suerte. Piensa, sin hacerlo realmente, en cómo son las cosas de la vida. La vida en círculos. La vida sorprendiéndola a cada paso, trayendo a su orilla al hombre justo en el momento en que, sin esperarlo ni saberlo, más lo necesitaba. Le sorprende lo que siente porque pensaba que no volvería a sentir así nunca más. Nunca tan joven y tan enamorada como hoy. Nunca con tantas ganas de ser mejor persona. Nunca tan entusiasmada con su vida como lo está hoy. Ella que vivía tras haber abandonado las sendas que conducen a algún sitio. Ella que caminaba sin ir realmente a ninguna parte. Ella sola.
Y él? El, por su parte, simplemente seguía. Vivía sin contar que nada ni nadie viniera a "ximielgar" los cimientos de su vida. Una vida como la de todos, con su familia y su trabajo, su rutina y las manías de quién va cumpliendo años y cree que todo es como tiene que ser. Sin plantearse que el engranaje rechina porque le falta algo y que algunas piezas dejan de encajar porque lo que servía deja de hacerlo, que los zapatos que te iban tan cómodos empiezan a apretarte y que en la vida necesitas algo más que zona de confort. Seguía sin ser consciente de la sed ni del hambre que tenía de otra piel, de otra boca, de otras manos. Seguía sin saber que en un recodo del trayecto aparecería quién iba a remover su vida para siempre. El acompañado.
"Cómo tienes el corazón?" le preguntó ella en voz baja. "Estaba vacío"- le contestó el en un susurro- "pero has llegado tú y se ha llenado". Y la sonrisa honesta y la mirada limpia iluminaron para siempre a quien nada esperaba.

martes, 8 de mayo de 2018

Vacaciones en paz


Vacaciones en paz, que este año cumple 28 ediciones, necesita familias para acoger al menos a cincuenta niños saharauis que este verano tienen en el aire su salida del desierto, así lo ha declarado Félix Flórez, coordinador del programa y uno de los responsables de Asociación Asturiana de Solidaridad con el Pueblo Saharaui, que estuvo en Bárzana la pasada semana presentando esta iniciativa a la que definió como una forma “de practicar la solidaridad real”.
Los más pequeños de “los hijos de las nubes”, nombre con el que se conoce a los saharauis, un pueblo nómada de pastores que se trasladaba allá a donde veía una nube, viven en el exilio del desierto desde 1975 gracias a las decisiones y a la desidia de quienes eran entonces y quienes son aún hoy nuestros responsables políticos que han sido incapaces de dar una respuesta a una realidad que provocaron directa o indirectamente, siendo coautores de la tropelía junto a Marruecos. De unos y de otros es la culpa de la situación que se mantiene actualmente más de 40 años después. Las condiciones de temporalidad y desarraigo, son muchas las generaciones que han nacido en el desierto y a las que se ha educado en la idea de que volverán a su tierra, convierten en inhóspita su situación. Para estos niños, que son niños normales como los nuestros que no conocen nada más que “el desierto más desierto de los desiertos que les ha separado del mar”, salir los dos meses de verano es una auténtica fórmula de vida, un regalo que con el paso de los años se ha convertido casi en un derecho, llegando, incluso muchas familias saharauis, a subsistir con la ayuda de las familias españolas, muchas de ellas asturianas, que acogen a sus hijos.
Todos los años entre doscientos y trescientos niños saharauis abandonan el calor de los meses centrales del verano y los campamentos en los que viven fuera de su tierra para disfrutar de unas vacaciones en Asturias. Un cambio de criterio en los tramos de edad de los niños que acceden al programa ha dejado a un numeroso grupo de ellos, por el momento, sin casa de acogida para los próximos julio y agosto. La importancia de “Vacaciones en paz” para estos niños es fundamental pues así se someten a completos chequeos médicos, modifican sus hábitos de alimentación, al tiempo que ven y viven una realidad diferente a la suya, siendo una experiencia muy enriquecedora tanto para la familia de acogida como para los chavales. Los niños viven con sus familias españolas como si fueran un miembro más, participando de las actividades de ocio propias del verano, solo estando prohibido sacarlos al extranjero pues viajan con una pasaporte colectivo.
Asturias es una de las comunidades que más respaldo ofrece a la población saharaui, una delegación asturiana encabezada por el consejero de Sanidad, Francisco del Busto, visitó en enero los campamentos de Tindouf (Argelia) en un viaje institucional. Un total de dieciséis personas representantes de distintas instituciones asturianas integraban este grupo. Entre ellas, María José Miranda, vicepresidenta de la Junta del Principado y concejala de Urbanismo en el Ayuntamiento de Grado que acudió por delegación del Presidente de la Junta del Principado, y Eva Martínez, Teniente Alcalde del Ayuntamiento de Quirós.
La asociación que este año cumple treinta años despliega su actividad en tres frentes: el más conocido y que nos ocupa en estas líneas, el programa Vacaciones en paz; el envío de caravanas en colaboración con la Agencia Asturiana de Cooperación, la Junta General del Principado, muchos ayuntamientos y particulares y por último la realización de campañas de sensibilización para mantener vivo el espíritu de la causa saharaui.
Durante esta campaña de presentación del programa Vacaciones en Paz, que se esta llevando a cabo por distintos puntos de la geografía asturiana se proyecta el cortometraje de Silvia Munt “Laila” que recibió en su edición el Goya al mejor cortometraje y que lleno de imágenes poéticas y con una delicadeza excepcional muestra cuál es la realidad de estos niños en medio de un desierto que si lo miras con los ojos del corazón se parece al mar que tanto añoran.
Me parece una iniciativa preciosa que defenderé siempre (a pesar de que yo no la seguí). En 2009 pensando que iba a ser la experiencia de mi vida traje un niño saharaui, hoy casi diez años después estoy convencida que no era mi momento vital y también sé que de algunas cosas hay que esperar poco para que lo poco sepa a mucho. ¡Aún así os animo de corazón porque en mi fracaso está vuestro éxito! ¿Me ayudáis a difundir?