Páginas vistas en total

viernes, 14 de septiembre de 2018

Fuenteovejuna, el embrujo del poder del pueblo hecho ópera

Voy a contar esta historia en tres partes. Primero, por qué estábamos allí ayer los lectores de clubes de lectura de Bibliotecas Públicas de Oviedo en calidad de lectores; segundo, mis impresiones acerca de la obra de Muñiz y Almuzara que son las de alguien totalmente profano en la materia y en tercer lugar, cuál es mi lectura absolutamente personal.
 
Libreto de la obra de Jorge Muñiz y Javier Almuzara

Allá por junio los miembros de Clubes de Lectura de OVDBP recibimos un correo en el que se nos contaba lo siguiente:
"La Fundación Ópera de Oviedo ha invitado a las Bibliotecas Públicas Municipales de Oviedo a participar en una actividad conjunta en torno a la obra de Fuenteovejuna, obra teatral del Siglo de Oro Español de la que este año se celebra el 400 aniversario de la publicación original del escritor Lope de Vega.
La Fundación Ópera estrenará, con tal motivo, el próximo 9 de septiembre un drama musical en tres actos,  su primera obra de encargo, su primer estreno mundial;  una ópera homónima de la pieza teatral con música de Jorge Muñiz, dirección escénica de Miguel del Arco recientemente galardonado con el Premio Nacional de Teatro y con Javier Almuzara como autor de la adaptación de la obra teatral al libreto. (Se adjuntaba dossier con más detalle sobre los autores y sobre la ópera). La Fundación Ópera de Oviedo nos ofrece entradas en patio para las funciones de los día 11, 13 y 15 a 10/15€ cada una con un total entre 15/20 entradas por sesión según nos han comunicado"
Los lectores como compromiso con la obra y con la oportunidad que nos prestaban teníamos que cumplir una serie de requisitos: ser miembro a 1 de junio de alguno de los Clubes de Lectura de OVDBP; inscribirse a la actividad antes de 2 de julio a las 14:00 h. (yo creo que fui de las primeras); leer la obra de Lope de Vega, Fuenteovejuna  y participar en dos talleres, una sesión de Club de Lectura con Fuenteovejuna de Lope de Vega de protagonista el 20 de agosto a las 19:00 h.  y un taller sobre el libreto de Fuenteovejuna impartido por el propio Javier Almuzara, el 4 de septiembre a las 19:00 h. Si éramos muchos inscritos y con los deberes hechos, habría un sorteo de las entradas (no hizo falta). Doy fe que en los talleres disfrutamos mucho, muchísimo y también puedo anticipar que gracias a los mismos nos metimos en la obra de Lope y se nos facilitaron muchas claves para entender lo que ibamos a ver: una obra que contiene la esencia de Fuenteovejuna, pero que incorpora elementos que la traen a la primera línea de la actualidad. Una ópera que va de menos a más. Con esos antecedentes y algunas pinceladas más no es extraño que estuvieramos borrachas de entusiasmo.

Miembros de clubes de lectura de Oviedo.

Y sí, finalmente llegó el 13 de setiembre, nuestra sesión y el día del cumpleaños de mi hermano, y nos fuimos a la ópera, a disfrutar de Fuenteovejuna. Siendo conscientes de que participábamos en algo histórico para la ciudad de Oviedo y para su Ópera, sobre todo, en este tiempo en el que la cultura está tan devaluada, invertir en un montaje de estas dimensiones, tan ambicioso es para quitarse el sombrero. Se apuntaba muy acertadamente ayer que ojalá Fuenteovejuna salga de  nuestras fronteras y se instale (por qué no) en la programación anual como un clásico (¿acaso no es la obra de Lope despues de 400 años absolutamente actual?)
Independientemente de que la ópera sea mejor o peor y/o los cantantes tengan más o menos calidad, la obra es impresionante y la adaptación es genial. Yo lo he pasado fatal sobre todo la primera parte con el acoso a la mujer y el abuso de autoridad. Lo he sentido en las carnes de Laurencia. Me he sentido Laurencia, Pascuala o Jacinta. Es un hecho real que somos las mujeres las acosadas como presas de caza en manos tantas veces, hoy y hace 400 años, de quien tiene poder y es superior (nunca moralmente) pero si desde una posición de privilegio en el trabajo, en los estudios, en la familia. Me ha encantado. El montaje y la escenografía son brutales. Hay dos momentos que me han impresionado gracias a los recursos visuales que utilizan, una es la escena de la violación de Laurencia, su cara lo expresa todo, sobran más imágenes y la otra es la escena final cuando el escenario se va poblando visualmente con cada una de las caras en blanco y negro de aquellos que pertenecientes al pueblo han vengado el honor de Laurencia y han recuperado su dignidad como pueblo. No son corral son pueblo. El trabajo de los cantantes como actores impresionante, la carga dramática que imprimen a sus papeles se palpa desde el patio de butacas. El coro de la Ópera de Oviedo está rotundo. El Coro es el pueblo, es Fuenteovejuna, es el protagonista absoluto. Un pueblo que crece desde la sumisión ante el poder, pasando por la alegría por la boda de Frondoso y Laurencia hasta la apoteósica rebelión capitaneados por una mujer, que ultrajada aún tiene fuerzas para guiar al pueblo. Vamos un éxito rotundo. No puedo decir mucho más porque no soy experta así que la parte musical la dejo para quienes saben leer mejor que yo una ópera de este calibre. Dicen que no es bueno estrenarse en estas lides con una ópera contemporánea, solo voy a decir que ayer era mi segunda vez, la primera fue una ópera clásica de la que ni siquiera recuerdo el nombre, no me gustó el escenario y me dejó un regusto rancio y viejuno. Lo de ayer en el Campoamor no lo voy a olvidar nunca. Creo que no solo hemos sido testigos de un hecho histórico para la ciudad sino que además nos hemos sentido protagonistas. De corazón, GRACIAS a quienes lo hicieron posible lanzando la idea a las bibliotecas municipales y a quienes recogieron el guante sin saber cual podía ser el resultado. GRACIAS DE VERDAD.

Entusiasmo tras el primer acto junto a Javier Almuzara.
Y ahora va mi reflexión. Tendría que ser asignatura obligada que cada pueblo tomase conciencia de su poder para rebelarse ("¿dónde?" me diréis, "en las urnas" se me ocurre). No digo yo que la justicia pase por matar al comendador, no, ni mucho menos. Digo que hay que ser valiente y no doblar la cerviz. Habla la crítica de cierto tenebrismo y de "feísmo", en mi opinión la vida del pueblo como grey es habitualmente fea, gris y un poco tenebrosa. Hay que llegar a fin de mes, hay que conciliar vida laboral y familiar, hay que dar el 200 % en cada momento. Tenemos que ser fuertes, pero la vida realmente ¿no es más fea que guapa? afortunadamente la memoria selectiva nos deja coleccionar momentos bonitos e ir desechando los cromos repes de fealdad. Me gusta ese feísmo, me parece bien traído, me parece necesario. Hablábamos ayer también de por qué el pueblo se enfrenta al poder en ropa interior, pienso que habrá tantas lecturas como espectadores. Os dejo la mía, cómo se enfrenta Fuenteovejuna al Comendador y a sus esbirros, desnuda, solo con sus manos, sabedora de que lleva las de perder, cómo es más vulnerable una persona: en ropa interior. Ahí lo dejo.

Apoteosis final. El pueblo liberado de la tiranía. Foto del muro de Jorge Muñiz.

Un proyecto arriesgado de la Ópera de Oviedo, estreno mundial, producción propia. Somos lectores que vamos a casi todo lo que nos proponen pero "no como corral" sino como personas. Dejadme que suspiré una vez más por mi Laurencia, por el día que la mujer lleve el mando (que los pantalones hace mucho ya que los llevamos) y por nosotras y nosotros cuando la mujer recuerde, quien sabe si para vivirlo (espero que no), el mito de las amazonas.
Una última cosa, ayer Mónica y yo llegamos a casa como motos (me paso algo parecido el día que leí Fuenteovejuna, pero por otros motivos que no vienen al caso) hablábamos en la madrugada de la gente fantástica que nos rodean en días como el de ayer: los compañeros y compañeras de clubes de lectura (ellos saben quienes son) el trabajo increíble que hacen las bibliotecas públicas de Oviedo crea comunidad y, ya se sabe, la comunidad es capaz de todo. Que nos dejen crecer, que no nos corten las ramas, ahí estamos, ahí vamos. Tenemos Laurencia propia que siga muchos años con esas ganas de hacer contagiosas.

martes, 11 de septiembre de 2018

Yoshua Cienfuegos, la danza contemporánea descansa en Quirós.


Yoshua Cienfuegos (Oviedo, 1973) recordará el verano de 2018 como especialmente dulce. Recién echado el telón a la quinta edición de "Estancias Coreográficas" que ha dirigido junto a Lucía Piquero, nada más salir del Campoamor de Oviedo se fue a Mérida a la presentación de "Amazonas" de Magüi Mira, programada dentro del Festival Clásico de Mérida y que se estrenó el pasado día 8 de agosto. Un montaje espectacular que está sorprendiendo a crítica y público, más de 15.000 entradas vendidas y el cartel de "entradas agotadas" y en el que Cienfuegos es responsable de la coreografía. "Lo que ha pasado con Amazonas es increíble. Estamos alucinados", nos cuenta con la humildad del que conoce que el éxito es fruto de un camino muy largo de pequeños y grandes pasos a lo largo de sus casi treinta años de carrera, avalada por CienfuegosDanza, la compañía que lidera desde 1999. Y es que Cienfuegos es creador de largo recorrido, es auténtico talento cincelado a base de trabajo, sacrificio y disciplina. Recuerda en la pequeña aldea quirosana de Ronderos los largos veranos de su infancia, veranos que dejaron de ser en Quirós cuando siendo adolescente comenzó a sentir que las fronteras de su vida iban más allá de los montes y de la piedra caliza que rodeó sus primeros años, sobre todo si quieres transformar tus inquietudes en profesión y la realidad de la danza contemporánea "en la periferia" era la que era (aún hoy es la que es). Nos cuenta que la gente se queja de que no hay público en los espectáculos de danza contemporánea y nos dice "cuando preguntas cuántos montajes se programan, por quién precisamente se queja de la ausencia de público, te dice que uno. La danza contemporánea necesita más oferta para que el público demande, es una disciplina complicada que tiene mucha lecturas, pero si no ofreces al espectador un abanico de distintas opciones siempre tendremos este problema. El ballet clásico es más sencillo de leer porque es más conocido".
Estancias Coreográficas
El caluroso primer domingo del pasado agosto, numeroso público acudió a la gala que ponía el broche de oro a la quinta edición de Estancias Coreográficas.
Un trabajo de continuidad en el que la danza contemporánea es la única y auténtica protagonista y que se nutre y crece de la enorme y valiosa cantidad de resultados que se van recogiendo año tras año fruto de la investigación. En palabras del coreógrafo Estancias es "una gran aventura de aprendizaje de vida a todos los niveles. Un vehículo importantísimo de cuestionamiento y entrega donde los límites experimentados validan una vivencia personal y colectiva. Para mí esta cita con Asturias siempre es un punto de inflexión que se repite cada año en ese lugar tan acogedor que es el Teatro Campoamor de Oviedo." Estancias es un laboratorio de danza en el que teóricos, coreográfos, compositores, artistas plásticos e intérpretes, este año hasta un número de cuarenta personas, trabajan intensamente para dar sentido a todo el proyecto. Proyecto que cuenta con el apoyo imprescindible del Ayuntamiento de Oviedo, Fundación Municipal de Cultura, al Auditorio Príncipe Felipe y que luce en el escenario único que es el Teatro Campoamor. "Todos ellos apuestan y respaldan un proyecto diferente, arriesgado y ambicioso" afirma Yoshua convencido además de "que el trabajo en equipo refuerza los lazos de un tejido profesional en el cual estoy inmerso desde hace ya casi 30 años".
"Amazonas"
Bajo la dirección de Magüi Mira se ha estrenado en la 64 edición del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida, una versión de la Pentesilea de Heinrich von Kleist, que se basa en el mito de las amazonas. En la obra, muy de actualidad por temas como la violencia de género, el amor como posesión, el cambio de roles, el empoderamiento de las mujeres, ... Magüi Mira explora las situaciones extremas a las que puede llegar el ser humano en su afán de controlar al ser querido. La culpable de que estas mujeres se muevan en escena como si de un solo ser se tratara es la potente coreografía que ha diseñado Yoshua Cienfuegos y que ha dotado a las Amazonas de una gran energía poética a través del gesto y de la danza. El espectáculo que se ha podido ver también en San Javier (Murcia) y el Sagunto une para siempre el nombre de este coreógrafo a las Amazonas. Sin duda, vendrán otros agostos pero el de 2018 quedará grabado para siempre en la memoria de Cienfuegos como el gran verano que fue.

jueves, 6 de septiembre de 2018

Nada nuevo bajo el sol

Me recuerda FB que escribí esto hace un año el 6-09-2017, hoy al releerlo he decidido conservarlo en el blog. Algunos calentones no tienen caducidad. Por lo demás, nada nuevo en cuanto a mi compromiso que ha crecido exponencialmente. Gracias por leerme y por estar ahí.
"Pues nada hoy iniciaba el día con una reflexión desde la cama sobre lo que la gente vomitaba en las redes y no ha podido venir más a cuento, pero esa es otra historia sobre la que ahora no voy a volver.
Solo voy a reafirmarme en algunos puntos:
- En primer lugar, he hecho una apuesta por mi tierra y digo mi tierra que es QUIRÓS, el lugar donde nació mi padre y primero lo habían hecho mis abuelos y los suyos... la verdad es que no sé cuántas generaciones han nacido/vivido/trabajado allí. Mi padre salió hace muchos años de Salcedo y casó en Oviedo con la mujer estupenda que es mi madre, pero aunque siempre vivimos en Oviedo, mis padres, los dos, nos inculcaron el respeto por Quiros y por mis antepasados y doy fe que en mi vida ha habido muchos viejos adorables, es decir, muchos antepasados adorables.
- En segundo lugar, yo no me vendo a nadie. A nadie, ni por nada y menos por dinero, así que el que me acuse de chupar que mire a ver qué ha chupado él o mejor, que no ha chupado para ser el engendro de persona que es. Los que me conocen saben el dinero que me lleva a mí colaborar con la cultura en Quiros y lo poco que cuesto a nadie. A mí nadie me paga nada ni por ir a la Ultra Trail, ni al amagüestu, ni por escribir en el PDQ, ni por lavar/remendar/planchar los trajes de la Cabalgata (ahí siempre pringo pasta), ni por dar catequesis, ni ir al Mercado quirosán (el año pasado curramos como perras y yo puse el fogón de gas y la bombona que baje de mi casa, por poner un ejemplo ), ni por el taller de lectura que con mucho esfuerzo estamos intentando que salga adelante, ... ni por comprometer SIEMPRE A MI GENTE para que nos echen una mano. Así que VALE YA de decir que me vendo, porque hay muchas formas de prostituirse y yo NO PRACTICO NINGUNA.
- En tercer lugar, escribir en LVT no significa traicionar a nadie, sino DAR VISIBILIDAD al concejo más allá de Valdemurio y la Cobertoria. Y SÍ, puedo hacerlo, porque lo hago bien, porque la gente confía en mí para que cuente sus historias y porque la gente me quiere. Así lo siento y así lo digo y lo escribo, sin pudor y hasta los cojones de escuchar sandeces encima algunas vienen de gente que quieres pero que parece que no te conocen de nada.
- En cuarto lugar, me expongo en un muro público que puede leer todo el mundo y con una única excepción yo ni borro a nadie ni bloqueo a nadie, así que podéis leer todo lo que escribo y me trae al pairo lo que opinéis, sí, también tú que me borraste y sigues cotilleando por aquí, alegrándote de los ataquinos que me dan y de los sofocos que me llevo. Solo demostráis lo mezquinos que sois.
Y por último, no voy a cambiar, NO VOY A CAMBIAR, mentalizaros, voy a seguir escribiendo, voy a seguir discutiendo cuando haya que hacerlo, voy a seguir prestando mi muro para diálogo adulto, educado y respetuoso, si no es así, NO TE MOLESTES NI EN LEER. Y no voy a cambiar porque el sábado una mujer me dio las GRACIAS por informar de lo que pasa en el concejo como yo lo hago; el domingo, otra amiga me dijo que cómo no me dedicaba a escribir que era lo mío y hoy, mientras compraba, la sonrisa fantástica de una maestra me devolvió, por un momento, la confianza en el trabajo de la gente honrada y en eso ando."