Páginas vistas en total

lunes, 9 de abril de 2018

Andres Alvarez, premio AMAS 2017

Andrés Alvarez, flamante Premio AMAS quirosano

Andrés Álvarez (Salceo, 1971) recibió el pasado día 23 de febrero un AMAS, los galardones que distinguen a los músicos asturianos. Álvarez, integrante desde 2008 de la banda de rock duro “Blast Open” y miembro también en otras dos formaciones “heavy” de la región, como “Leviatán” e “Innerself”, estaba nominado junto a los guitarristas Borja Suárez, de “Legacy of Brutality”, Emilio Ribera de “La M de Matilde” y miembro en la banda que acompaña a Marisa Valle Roso, y Guzmán Lanza, de “Blues & Decker”. Aunque las apuestas no lo colocaban como ganador, entre todos los que lo conocen existía la intuición y el deseo de que sí, de que este año podía ser el del premio, sobre todo y teniendo en cuenta que esta nominación era un paso más en el reconocimiento de su banda que ya el año pasado fue nominada en la categoría "álbum rock" por su trabajo “Beyond The Hope”. Y así fue, que las ganas de estar en la décimo tercera edición de los galardones que concede el “Anuario de la Música en Asturias”, celebrada en un Teatro “Filarmónica” abarrotado y la posibilidad del premio hizo que le acompañarán su mujer, Azu y sus dos hijos adolescentes, Marina y Tomás, pero también su madre, su hermana y parte de su familia política que además de emoción vivieron una gala en la que estuvo muy presente el rechazo a la censura. Contra la censura nada mejor que Cultura. 
Para Andrés Alvarez, músico de largo recorrido que ha currado mucho para ganarse este hueco en el panorama musical asturiano, este premio es un premio al trabajo. "Lo primero me lleva a recordar la trayectoria en las bandas en las que toqué, lo compañeros con los que compartí horas de ensayo y los km para ir a tocar; la experiencia de grabar en estudio y el reto que suponía dejar grabadas correctamente las canciones”, señala el quirosano que nació en Salceo, pero que está unido por vecindad al concejo de Lena a dónde se trasladó su familia, como tantas otras familias quirosanas en los años setenta en pleno éxodo rural, "Pola de Lena me lo dio todo pero en Salceo está el corazón y a medida que pasa el tiempo me apetece más pasar tiempo allí", nos dice. 
El veterano guitarrista que compró en el 91 su primera guitarra con su primer sueldo, "empecé un poco antes a trastear, a fijarme en algún amigo que tocaba, empezar con los acordes, pero yo tomo como referencia cuando compré la guitarra. Una guitarra de picos, era guay, pero igual para empezar hubiera sido mejor una guitarra con otra forma." Ensayaba en la cochera de sus padres en Salceo en lo que alguna vecina interpretaba como "una motosierra que sonaba todo el día".
De aquellos primeros días a hoy ha hecho mucha carretera y reúne en sus casi treinta años de carrera miles de anécdotas como ir a un bar a tocar, llegar y estar clausurado por la policía y tener que estar vigilando el coche toda la noche porque estaba la batería del grupo en la baca del coche. Recuerda con especial emoción la gira que hicieron como "Innerself" con la banda alemana "Grave Digger", "tocamos en Barcelona en la sala Razzmatazz 1, en 2005, es una sala de referencia para el heavy, muy preparada, un lujo. Sí, sin duda, es una de las noches que recuerdo con más cariño." También recuerda con cariño su participación en el año 2013 en la Metal Battle WOA como "Blast Open".
Cuando le preguntas por qué va a pasar ahora Andrés lo tiene claro, "Y ahora qué, buena pregunta. Este premio coincide con lo que podríamos denominar un final de etapa. Hemos hecho 24 conciertos en estos dos años con nuestro último trabajo. Este premio se proyecta a la banda, le ayuda, porque hace que suene. Siempre podrás hacer referencia a él. Podemos optar a nuevas opciones. Para 2019 queremos dar un nuevo giro, un nuevo trabajo, estamos haciendo lo que se llama trabajo de local, nueva canciones, ensayando. A nivel nacional el objetivo, aunque es muy complicado, es entrar como teloneros de una banda con más nombre, como banda de apoyo, "supporting". Esta es la fórmula de llegar a más público, de acceder al público objetivo que de verdad nos interesa, aquellos que pueden reconocer nuestro trabajo. Es complicado porque todo es a través de contactos, tienes que gustar al promotor y que te encaje, intentar colarse. Los planes son ambiciosos, trabajar mucho, es lo que queda."
Andres está muy orgulloso de los seguidores de Blast Open, "hay un público fiel, sí. Es cierto que al que le gustas te sigue, están al tanto, se ponen en contacto contigo". Respecto al premio nos cuenta que fue complicado enfrentarse al público del Filarmónica "es un pelín más complicado enfrentarse a un público que no es el tuyo. Con la guitarra vas a exponer tu música, tu trabajo. El instrumento parece que arropa, como cuando te subes al escenario junto a los miembros de la banda. Es gratificante que la gente te siga, cuando lo compartes con tu gente es muy emotivo y se agradece mucho. Nunca piensas en ningún premio. Haces la música para tu público pero en los AMAS entran en juego otras cosas: el respeto, el reconocimiento a músicas diferentes. Aquí no se habla de quién es mejor o peor, es un reconocimiento a la música, a los diseñadores, al mundo que rodea la música y eso es quizás lo más guapo".
Una carrera de fondo, la de los músicos que como muchos deportistas hacen de su afición una pasión. Una carrera de fondo que ha llevado al reconocimiento de este músico y del género que cultiva, el heavy, un género menos comercial que otros pero que cuenta con muchos seguidores fieles, como los que los siguen por carreteras secundarias a verles actuar y a disfrutar de su música. Una carrera de fondo con premio y con el orgullo tremendo que hoy sienten sus padres Maruja de Villamarcel y Selino de Salceo.

domingo, 8 de abril de 2018

Sinergias y muchas preguntas.


Puesto de mando, area recreativa de Las Agüeras
¿Qué lleva a un hombre de edad provecta a seguir caminando con su grupo de montaña de toda la vida? ¿Cuándo ha de rendirse un hombre (o una mujer) y abandonar definitivamente aquellas cosas que han llenado su vida y le han dado sentido? Manuel Manzano era montañero experimentado, anciano, curtido en la montaña que le daba la vida y más tratándose de las suyas, las de Quirós. Miembro del grupo de montaña de Ensidesa con sede en Gijón, natural de Fresnedo, el pasado martes se perdió en un punto indeterminado de la ruta, cuando quisieron darse cuenta habían pasado varias horas sin que nadie, nadie hubiera tenido noticias de él. Rápidamente, la misma tarde noche del martes, se inició un dispositivo de búsqueda que duró hasta ahora mismo. Cinco días después, se confirma el fatal desenlace de este quirosano que ha dejado su vida en las montañas y al que durante días parecía haberse tragado la tierra. Algunos vecinos estuvieron desde el martes entregados a su búsqueda, por dar algún nombre, Hugo y Adrián Fernández de Salcedo, guardias civiles de profesión que estuvieron cinco días sin apenas dormir o Eva Martínez, teniente alcalde del Ayuntamiento de Quirós que ya no tenía dónde buscar, lo mismo sus hermanos o Víctor de Carrexa. Los pueblos de Tene, Bermiego, dónde se le perdió la pista, Cortina y Aciera fueron peinados varias veces. Cabañas y cunetas, regueros y desde el viernes el Embalse de Valdemurio, colladas y caminos, no hubo una piedra que no se levantase ni un artadal que no se revisará. Entre las sospechas de algunos montañeros estaba el "seguro que hemos pasado cerca de él varias veces y no lo hemos visto". Pero hay muchas dudas que surgen, ¿cómo es que en cinco días no hubiera ni una sola pista, rastro, indicio de lo que Manuel hizo desde que dejó el autocar el martes por la mañana en dirección al Teixo de Bermiego y se le echa en falta cuando a las 17.30 no llega al punto de encuentro en Aciera?. ¿Llegó al Teixo? ¿Cómo es que no le vio nadie? ¿Cómo es que se aventuró solo? ¿Qué dirección tomó? ¿Caminó en dirección a su pueblo de origen Fresnedo en la otra margen del valle? ¿Caben otras posibilidades? En principio los responsables del dispositivo de búsqueda centraron la investigación en el terreno donde se le vio por última vez, ni más ni menos. No había razones para sospechar que no estuviera en esta zona, plantear otras opciones líneas de investigación no cabía.. Sin embargo, ha sido bastante lejos de donde se le vio por última vez dónde ha aparecido con un resultado que nadie deseaba. Quién sabe qué pasó por la cabeza de Manzano para tirar dirección Proaza.

GEAS recorriendo el pantano
Pero si hay que hacer una lectura positiva de este fatal desenlace es el impecable trabajo de la guardia civil y los bomberos y el impagable ánimo de los voluntarios, montañeros y vecinos. En grupos no muy numerosos pero constantes e incansables, estuvieron pateando la zona desde la madrugada del martes. Aquella misma noche, vecinos de Tene ya vieron un montón de linternas bajando por el monte llamando a voces a Manzano. A partir de la mañana del miércoles compañeros de los grupos de Ensidesa de Gijón y Avilés se desplazaron a continuar con las labores de búsqueda. Han sido tantas las personas que han batido el monte que los perros que vinieron al principio no fueron capaces de dar con el rastro de Manuel.

GEAS de Gijón, desplazados a Quirós para la intensa búsqueda
La mañana del sábado yo misma fui testigo del trabajo minucioso de los GEAS en el Embalse de Valdemurio que recorrieron palmo a palmo los márgenes del pantano y se tiraron a bucear en un intento de encontrar a Manuel, pero nada. Cuánto más avanzaba la mañana más convencidos estábamos los presentes de que no estaba allí y es verdad, no estaba allí, como tampoco estaba en Quirós sino en el vecino concejo de Proaza. Un triste final para una aventura en la que, sin embargo hay que celebrar a todo el grupo humano que buscó a este hombre, la solidaridad y el servicio a los demás de bomberos y guardias civiles, montañeros y vecinos. Ahora es el momento de acompañar el duelo de la familia y de desear que Manuel descanse en paz.
Helicóptero del 112 sobre Valdemurio