Páginas vistas en total

miércoles, 28 de agosto de 2019

Vamos a hablar de lo que me dignifica

Ayer me pasé parte del día dándole vueltas al titular ese rancio de político recién llegado que como el nuevo llega al patio del colegio y pretende imponer su criterio, que dice que “la Reina de las fiestas dignifica a la mujer” titular que, por otro lado, hoy suscriben concejalas de su partido (ye lo que tien la disciplina de partidos. Básicamente da asco).
Pues nada eso, que van y nos cuentan que la figura de Reina de las Fiestas dignifica a la mujer y se quedan tan anchos y vaya, a mí como que se me remueve algo por dentro... Mire usted, va a ser que no... que a mí lo que me dignifica es la libertad de expresión, el poder decir lo que pienso siempre y en cada momento, el no tener que esconderme para decirlo, el poder llevarle la contraria a mi señor padre, desde el respeto y desde el cariño, pero si mi opinión diverge de la suya pues lo discutimos y tan tranquilos, (vaya aunque pensando en los partidos políticos otra vez, por ejemplo, también digo yo que no siempre es así pero esa es otra historia). Me dignifica el poder decidir de quién me enamoro y cómo vivo ese enamoramiento, con quién me acuesto y cuándo, si quiero vivir en pareja o no, si quiero casarme y cómo, sin que nadie me ponga imposiciones ni sociales, ni religiosas, si me desenamoro y quiero volver con mis padres o vivir sola o volver a enamorarme y emparejarme. Me dignifica el amor al otro pero también el amor a mí misma y el respetarme y darme a valer porque valgo mucho y en eso tengo que estar, en mi valor propio como mujer y como persona. A mí me dignifica el trabajo que me permite crecer y desarrollarme, que me promociona, el trabajo que me garantiza unas condiciones dignas y un salario justo. Me dignifica el poder haber ido a la Universidad, el poder haber elegido mi carrera (ya sé que no siempre es tan fácil pero yo sí lo hice), el haber recibido la mejor educación posible que estaba a nuestro alcance porque mis profesores, mis maestras y mis monjas sí nos dignificaron primero como niñas, luego como mujeres y siempre como estudiantes que aprendíamos como esponjad. Me dignifica la libertad de entrar y salir, de viajar sola o acompañada. Me dignifica reunirme ayer en Gijón con cinco mujeres top, cada una con sus circunstancias, y en nuestra Fika, especie de reunión mensual donde hablamos de nuestras cosas, intercambiamos ideas y pensamientos y sobre todo, nos quitamos la palabra, nos echamos unas risas y como dice Mary “no acabamos ningún tema”. Me dignifica mi familia, mis amigos, mis compañeros de trabajo. Me dignifica cada una de las decisiones meditadas o impulsivas que tomo porque todas las tomo desde mi libertad y mi responsabilidad. Me dignifica el amor a los animales y a la naturaleza, los bosques y las montañas, el respeto al planeta, la condena a todos aquellos que lo maltratan, mi activismo social y comprometido, el ir a limpiar de plásticos una playa o un río. 
Veréis, el lunes mientras hablaba con una compañera del colegio, interina en Educación, y me contaba lo fatal que está Educación (hoy hay otro titular que cuenta que la cantidad de medias jornadas que han salido lo único que hace es aumentar la precariedad laboral en un colectivo, el de los maestros del que siempre, o al menos eso creíamos, se había dicho que era muy digno laboralmente hablando y eso que ser maestro hoy día “tela marinera”) pues mientras hablábamos de que efectivamente una maestra sola con una media jornada lo tiene muy mal para sobrevivir y no digamos ya si encima tiene familia a su cargo... pasó al lado nuestro una niña vestida de princesa y yo sonreí y pensé “mira, una princesa”... y luego en medio de todo esto, vienen a decirnos que nos dignifica tener “Reina de las fiestas” pues va a ser que no, a mí me dignifica que la niña que pasaba por mi calle vestida de princesa pueda vestirse así (o de lo que le apetezca disfrazarse) cuando le de la gana sin necesidad de subirse a una carroza, ir a un desfile o exponerse en un escaparate y sea princesa, bombero o policía cada día del año si eso es lo que la hace feliz, porque mi dignidad y mi libertad tienen sentido en relación al otro, al diferente, al que convive conmigo,... coño que no venga ningún político a hablarnos de dignidad cuando el mundo gira como gira. Mientras haya una sola mujer, que se sienta agredida de la forma que sea por razón de su sexo (ayer otra más en Gijón) hay que priorizar muchas cosas antes que una banda de Reina por un día.

sábado, 17 de agosto de 2019

Tina García, poeta “Una casa con las ventanas abiertas en verano, así era ella”.

“Hay ausencias 
que pesan como la verdad
y nos llenan de silencio 
el invierno de este valle
liberando la niebla 
al romper el día.”
Cris Alvarez, Ausencias

El viernes, después de Alba y víspera del cumpleaños de Tina, se presentó en la Casa de la Cultura de Bárzana su último poemario “Sentimientos”. Tempranamente fallecida el pasado mes de abril  nos deja junto a este “Sentimientos”, ”Crisol de palabra y sueños” y “Color de montaña y mar ” una trilogía que compone toda su obra poética y que, por supuesto, están en la biblioteca municipal de Bárzana.

Aspecto del salón de la Casa de la Cultura (fotos Juanjo Arrojo)
El acto que contó con numeroso público, familiares, amigos y vecinos, arropando a sus hijos y a su hermana Raquel, su fiel escudera, siempre juntas, se convirtió en un sentido homenaje a la poeta quirosana que tanto amaba esta tierra y que tan bien lo plasmó en su obra. Organizado por la Biblioteca Pública Municipal San Melchor, la coordinación se llevó desde el Club de Lectura con el apoyo de el Grupo Quirós por la Cultura y del Ayuntamiento.
Permitidme que cuente una anécdota personal, hace unos dos años tenía yo un especial interés en presentar un libro, no sabía porqué nadie pensaba en mí para hacerlo. Recuerdo que por aquellos días otra persona muy especial, gran narradora y figura del panorama literario español, me pidió que presentará el suyo en Avilés, Laura Castañon es esta autora. Allá que nos fuimos, no sin antes, tras hablarlo con Tina (“jo, tengo tantas ganas de presentar un libro de una amiga”), ella me prometió que presentaríamos el suyo (luego han venido libros, de amigos que confiaron en mi, una suerte). No pudo ser, la enfermedad nos la llevó antes de tiempo. Luchó como una campeona, pero no pudo ser. Pensamos entre las cuatro o cinco personas que organizamos el acto del viernes (por poner un número aunque fuimos más) que Roberto era la persona indicada para conducir el acto (yo sinceramente no habría podido) y por eso, desde aquí, quiero darle las gracias. GRACIAS Rober, porque eres la persona más generosa que conozco y porque aunque mil veces pensemos diferente, mil veces encontraremos el puente que nos acerque. Tina estaba orgullos de ti, lo sabes. Como orgullosa estaba de la su Eva, no la su fía, que también sino de la Eva quirosana a la que tanto quería y admiraba, por su juventud, por su coraje, por su capacidad de trabajo. Han pasado muchas cosas en estos casi cinco meses, pero solo una irreparable, su partida.
A las 19.00 de la tarde los presentes comenzaron una presentación tan diferente como emotiva. En la mesa la actual Teniente Alcalde, Claudina Suárez, representando al Ayuntamiento, Roberto Fernández Osorio, cronista oficial del concejo y los poetas Esther García López, presidenta de la Asociación de Escritores de Asturias y David Fueyo, también quirosano, autor del prólogo de “Sentimientos”. Uno a uno fueron glosando la obra, pero sobre todo, salpicando la tarde de anécdotas personales junto a la autora en lo que fue una jornada para recordar.
Roberto Fernández Osorio, amigo personal de Tina, contó al auditorio la felicidad y la emoción de la autora por haber recuperado el Quirós que había abandonado de niña, un Quirós poblado de nuevas gentes, Luis Alvarez Pola, Eva Martínez, Florentino Menes, el mismo David Fueyo,, muchos de ellos dotados de un talento artístico excepcional, gente que contribuyó a que las raíces siguieran profundizando, “en la vida tienes que tener unas raíces que te unan a la tierra, unas raíces que si perdemos es fácil no volver a tenerlas” dijo Fernández Osorio, una mujer para quien que la llamaran “quirosana” era el mayor título que podía recibir, que tenía una disposición increíble para ayudar en todo lo que le pidieran y que lo hacía con versos, de ahí, su prolífica obra y la variedad de sus temas, a pesar de que como ella misma decía era una poeta tardía. “Todos esperábamos este nuevo libro porque sabíamos que iba a ser mejor, más elaborado, fruto de la evolución y del trabajo”.
Esther García Vázquez recordó la sorpresa por la pérdida de Tina e hizo referencia al año aciago que ha sido 2019 para la poesía asturiana, con un recuerdo cariñoso para Juan Cueto y Gerardo Lombardero. Animó a los presentes a que “hagáis vuestros los versos de Tina, y a emocionaros con sus palabras. Son vuestros, de su familia, de los quirosanos” al tiempo que mencionó lo que en ellos hay de su paisaje, “Paisaje con mayúsculas”, de su lugar de nacimiento.
En sus poemas hay mucho de amor, amor a su familia, anor de abuela, amor a la tierra, versos denuncia. “Las personas nacemos con una forma de entender el mundo y de ver lo que nos rodea y a ese lugar de nacimiento nos une un hilo invisible que jamás se rompe y los nuestros versos llevan impreso ese sello imborrable de la vida desde que nacemos hasta que nos vamos”.
David Fueyo tuvo la suerte de prologar “Sentimientos” y ayer le tocó presentar, por tanto, los nuevos poemas. Una obra, la de esta autora, humana, profundamente humana, definida en palabras de Fueyo como una persona “que vive y guarda, vive y guarda para que en algún momento la experiencia salga en forma de poemas”. Una poeta luminosa, generosa, que transmite “en cada uno de los recovecos de sus poemas”. Confesaba Fueyo ayer que la envidiaba y que así se lo decía “te envidio por esa facilidad que tienes para ser original usando imágenes tan cotidianas”. Sus poemas aparentemente sencillos “son muy vestidos, Tina buscaba música pero quería experimentar también el desorden y yo le decía, no dejes tu forma de hacer que es fantástica. Tina era optimista, contagiosa como su poesía sincera, torrente de palabras. Poeta de todos frente al egocentrismo tan propio de este mundo. Llamar a su libro Sentimientos fue valiente, opina Fueyo, “Este es un poemario más maduro, más fuerte, ella estaba en búsqueda y en crecimiento. Tina se atrevía a jugar con los niños en sus poemas, era luz pero también se atrevía a visitar zonas oscuras.”
Una poesía que para finalizar Fueyo clasificó como “una casa con las ventanas abiertas en verano, así era ella”. David Fueyo animó a los presentes a guardar a Tina entre sus palabras y a “llenar el vacío inmenso de la dedicatoria que hoy quedará vacía”.
Cerró el acto una lectura de poemas por parte de los presentes, especial mención merece el recorrido que hizo Eva Martínez, concejala de cultura los años en que se presentaron los dos primeros poemarios de la homenajeada, que leyó poemas de las tres obras, recorriendo algunos de los momentos de la última historia de concejo como la visita de los Celtas Cortos a los que también escribió Tina un poema;  miembros del club de lectura, amigas de la autora, familia y para finalizar su hijo Javier agradeció a los presentes su asistencia, la organización del acto al tiempo que compartió un cariñoso recuerdo de su madre.

Los versos de Aurelio González Ovies, que excusó su ausencia aunque en un principio iba a acudir al homenaje, “necesitamos poesía, poesía que nos haga irreparablemente más humanos” también estuvieron presentes con idéntica cercanía y humanidad que ayer estuvo Tina García entre sus amigos y familiares. La poeta vivirá para siempre en las páginas de sus libros, entre versos y palabras, la mujer excepcional permanecerá para siempre en nuestro recuerdo como ejemplo de lucha, entrega y generosidad, como faro para no perder la perspectiva. Descanse en paz Tina.



sábado, 3 de agosto de 2019

La vuelta al mundo en Cuatro Guitarras. EntreCuatre en Quirós.

Esta madrugada recibía estupefacta la noticia, no por esperada menos triste, del fallecimiento de una de las mujeres con la mente y las ideas más claras del concejo. Una mujer excepcional, poeta, a la que conocí precisamente en la iglesia de Bárzana una Pascua. Una maestra de vocación a la que la vida se la ha llevado demasiado pronto, hoy repasando este texto que publicamos en LVT y que quiero conservar en mi blog, me he acordado de ella y de lo mucho que habría disfrutado en esta tarde que quedará para los anales de la historia. Por que días como este también escriben la historia del concejo.

Foto Marga Prieto
El pasado jueves, el cuarteto asturiano EntreQuatreofreció un concierto único y fácilmente irrepetible, en el marco de la iglesia parroquial de Bárzana.
Con un auditorio abarrotado (tuvimos que sacar sillas de la sacristía para ponerlas al fondo de la iglesia), Pablo Rosales, vecino de Coañana y promotor de esta cita con la música clásica, que nació como un regalo a los vecinos de Coañana y hoy se consolida en el verano quirosano, agradeció la asistencia e hizo referencia a que “el incremento de público en este acto, año tras año, solo demuestra las ganas, el interés y la curiosidad de los quirosanos, foráneos y forasteros. Hoy hay aquí muchas personas se han desplazado desde otros puntos de la geografía asturiana para venir, junto a otras que han hecho, incluso, un viaje más largo, para disfrutar con la música clásica y con el arte en general”. Rosales que presentó el acto, habló de “la vida como viaje” y admiró la hazaña de aquellos navegantes que hace quinientos años completaron la primera vuelta al mundo en aquellos precarios barcos, como barcos de papel, comparando aquella idea con algo de locos “como si ahora alguien quisiera ir a la Luna en sandalias” pero, sin embargo, aquellos aventureros sí completaron su sueño. Sí completaron un sueño, como sueño fue para muchos tener a músicos de altísimo nivel como los que se citaron con los quirosanos en San Julián de Bárzana.
EntreQuatre que ha preparado varios programas que resumen su trayectoria para la gira mundial que conmemora su treinta y cinco cumpleaños ofreció parte del programa, "Vuelta al mundo en cuatro guitarras", que ha sido presentado en China y ha sido seleccionado por la Comisión Nacional para la conmemoración del V Centenario de la Primera Vuelta a la Tierra.
Un programa definido como “un singular viaje alrededor del mundo recalando en las más importantes escalas de la expedición de Magallanes. Pero son músicas recientes que retratan lo que de esas tierras ha llegado a nuestros días”.
Manuel Paz, integrante del grupo y director de la Orquesta de Cámara de Siero, fue el encargado de ir presentando las diferentes obras que llevaron al público asistente a hacer un viaje imaginario por los distintos puntos por los que Magallanes fue pasando. Así se creó una atmósfera mágica con la obra Medina Fi Assabad (La ciudad en las nubes) del autor asturiano Javier Blanco, se acercaron a la tradición musical argentina y uruguaya con obras de Leonardo Sánchez y Miguel del Águila, se envolvió a los presentes con sonidos de Indonesia creados por Flores Chaviano, se interpretó un fado de belleza innegable de Pedro Pinhal y Joana Amendoira, versionado también por Flores Chaviano, que entusiasmó al público en un claro homenaje al origen de Magallanes y se hicieron varios guiños a la música asturiana en una clara comunión de intérpretes y público asistente.
Para cerrar y como regalo, EntreQuatre ofreció a los presentes una versión de Flores Chaviano de “Lágrimas Negras” cuyo autor es el compositor Miguel Matamoros. Obra de la que Manuel Paz destacó “supone la exaltación de la música popular, el triunfo de la música” al tiempo que se preguntaba si Matamoros podría haber imaginado que estas Lágrimas Negras iban a ser escuchadas en todos y cada uno de los rincones del mundo.
A la salida los asistentes, muchos de ellos repiten cada año, manifestaban su satisfacción por el altísimo nivel de los intérpretes y el interés de la velada al tiempo que exhortaban a los quirosanos a “cuidar a Pablo, que vale mucho”. Sin duda, el regalo es tener a Pablo Rosales asentado en nuestro concejo.
Aprender es incompatible con la indiferencia, abrir las mentes a lo que es ajeno, por extraño o por desconocido, salir de lo cotidiano para descubrir lo extraordinario por ejemplo, en la música, es algo imprescindible para avanzar y crecer como personas y como comunidad. La apertura de las mujeres y hombres quirosanos a estos actos culturales es la muestra de espíritus que quieren aprender. La existencia de acontecimientos como “el concierto de Pablo Rosales” suponen la necesaria descentralización de la cultura también como fórmula de lucha contra el despoblamiento.  Por cierto, el concierto cuenta desde hace varios años con la financiación del Ayuntamiento que lo ha apoyado siempre, si bien otras veces se ha financiado gracias a su promotor y por lo menos, una vez, con una especie de crownfounding.
Tras su paso por Quirós adonde llegaban desde China, EntreQuatre continúa su gira que les llevará en setiembre a Sudáfrica y Angola, en octubre a Eslovenia y Georgia, hasta acabar el año en Brasil y Uruguay, si bien en su ánimo está continuar con estos conciertos a lo largo del año 2020.






miércoles, 24 de julio de 2019

El elemento diferenciador.

Me advierte un día un amigo, en una charla informalsobre la necesidad urgente y absoluta de que mi concejo, y los que son como el mío, encuentre un elemento diferenciador que lo ponga en valor frente al resto de la oferta turística del Principado, parece que nuestro patrimonio natural no es suficiente y yo lo entiendo. Aquel día hablábamos de la necesidad de que existieran establecimientos que se caracterizaran por la calidad, por el servicio o simplemente porque ofrecen algo diferente a sus potenciales clientesMe vino a la mente aquel fantástico restaurante japonés en Piloña regentado por unos dueños de trato excepcional, que cerró hace nada (por jubilación) aunque, si hubiesen seguido, tendrían reservas para mesesFuente la Lloba se llamaba el sitio, instalado con un gusto exquisito en una casa de piedra asturiana y con unas vistas, si el tiempo lo permitía, verdaderamente privilegiadas. Para llegar hasta allí había “casi” que escalar una montaña, sin embargo, la gente se desplazaba a aquel apacible lugar a comer sushi sin problema desde cualquier punto de Asturias y tan felices, porque hay muchos a los que además del pote y la fabada también nos gusta arriesgar y probar cosas diferentes.


Pienso estos días en los que muchos celebramos el nombramiento de la poeta Berta Piñán como Consejera de Cultura, Política Lingüística y Turismo en qué cosas pueden diferenciar a Quirós y al resto de concejos del Valle. Tenemos la Senda del Oso tan maltratada últimamente gracias al abandono de las administraciones, de todas sin excepción, sigue siendo la senda por excelencia”, una auténtica joya de la corona, pero si no la cuidamos pronto dejará de ser nuestro tesoro gracias al estado en que se encuentra para ser una mochila cargada de piedrasSe me ocurre, así a bote pronto, que una fuerte apuesta por la Cultura, por la cultura con mayúsculas, por la literatura, por la divulgación científica, por la danza, por el teatro y por la música, por poner solo algunos ejemplos, algo así como en BueñoQuién les iba a decir a los de Bueño que iban a ser foco de atención gracias a su Festival Internacional de Jazz, a su Ciclo de Cine al Aire Libre además de por sus hórreos.

Que en poco más de un año Cristina Fernández de Cubas, premio Nacional de Narrativa en 2016, el científico Carlos López Otín o el cuarteto de cuerda EntreQuatre de gira mundial para celebrar su 35 aniversario, entre otros, hayan recalado en Bárzana no puede más que significar que algo (o alguien) se mueve dentro del mundo cultural de Quirós. Un mundo que, sin abandonar la tradición, va más allá, que además del folklore, signo inequívoco e identificador de la sociedad asturiana, aspira a combinar el afán de saber, la curiosidad innata de los humanos y el delicado hedonismo que nos lleva a recrearnos con la belleza de determinadas artes. Tenemos la suerte de contar entre nosotros con poetas y bailarines, músicos y escritores, pintores y fotógrafos de altísimo nivel pero, sobre todo, tenemos la suerte de contar con muchas personas que creen firmemente que los concejos pequeños han de apostar por la cultura como auténtico elemento diferenciador y dinamizador, generador de sinergias y que la descentralización de determinadas manifestaciones artísticas es un derecho de los ciudadanos (sí, también de los ciudadanos que viven en los pueblos). Que en tres años se hayan consolidado las Jornadas Culturales de Quirós convirtiendo al Museo Etnográfico en el escenario desde el que mostrar nuestra mejor cara al mundo es un hecho. Que digo yo que hay más allá de las fiestas de prao y que no son incompatibles aunque, en principio, para algunos personajes lo parezcan, que a la gente que le gusta la música clásica también le gusta bailar Paquito el Chocolatero pero no es lo mismo, ni mucho menos, ni el momento, ni la actitud, ni el beneficio para el espíritu que una y otro producen o provocan, que al cuerpo hay que darle lo que pide, pero también educarle para que pida cosas buenas. A ver si lo vamos entendiendo. La democracia no es hacer lo que quiere la mayoría sino trabajar para que la minoría se vea representada.
En este sentido me parece una fantástica idea que Cultura y Turismo vayan de la mano en esta nueva legislaturaTambién me parece interesante que esta consejería lleve Política Lingüística porque defender la nuesa llingua ye algo más que una cuestión política, ye algo necesario. Es una realidad que la Cultura puede cambiar el mundo. Es imprescindible que lo hagaSon urgentes hombres y mujeres críticos, especialmente ahora, por el momento social e histórico que nos toca vivir. Quiero que mi casa sea la casa que describen los versos de Piñán: “Una casa que seya como un árbol,/ qu'aguante los rellamposqu'escample/ la pedrisca, qu'espante lloñe la ventolera xélido/ del tiempo”. Pero, sobre todo, quiero que mi casa acoja a todos, que sea un árbol que nos cobije sin excepción alguna, y que sea la Cultura la que nos alimente, la que nos de consuelo, la que nos diferencie.





miércoles, 10 de julio de 2019

"La vida en cuatro letras" Carlos López Otín


Que la situación de estrés y acoso laboral sufrida por uno de los mejores científicos de la comunidad internacional, español, aragonés y profesor en la Universidad de Oviedo, haya dado como resultado este libro, en mi opinión, es un triunfo para la divulgación de la ciencia. Que López Otín escriba un libro de "autoayuda" en el que junto a mucho términos científicos hay multitud de referencias culturales (de todas las expresiones artísticas) es la demostración de que los investigadores son hombres del Renacimiento y no bichos raros encerrados en un laboratorio (o al menos este en concreto). López Otín da muestras de su increíble capacidad didáctica, de forma tal que yo "que soy de letras puras" me he empapado de ciencia y he aprendido un montón. Hace unos años, no muchos, entrevisté a uno de sus discípulos, Fernando García Osorio, quirosano para más señas, y me sorprendió la capacidad que tienen (más tarde también entrevistaría de Mario Fernández Fraga, otro cientifico de mi concejo) para ponerse al nivel de los profanos y hacer que no nos sintamos ignorantes del todo. El autor nos enseña muchas cosas, pero me quedo con una conclusión: cuando descubres que eres mortal debes de empezar a vivir, a disfrutar de la vida y a intentar buscar la felicidad, felicidad que para muchos es ausencia de enfermedad y para otros darse de forma entusiasta a los demás (y dice el autor que en esta entrega generosa hay mucha más posibilidad de ser feliz que en otras aptitudes). Leerlo os gustarán sus reflexiones. Yo ahí voy cultivando el arte japonés de "recomponer lo roto". Un libro que sana los rotos del alma o que, por lo menos, te da herramientas para intentarlo.


Leo el libro y se me ocurren cosas. Nada más acabar de leer “La vida en cuatro letras” empecé a discurrir la fórmula para traer a Carlos al club de lectura de Quirós. Reconozco que fue sencillo, un email y lo demás fluyó solo. López Otín aceptó de inmediato la propuesta que, en todo momento, era de un encuentro con los lectores, algo pequeño, familiar, una tarde de esas que crean comunidad y que nos hacen crecer como personas. Al principio solo Marga y yo lo sabíamos, de hecho, cuando recibí la primera respuesta, casi me da un pasmo, la llamé inmediatamente y las dos estuvimos de acuerdo en que era una gran idea, no dimos más información a nadie porque había que encontrar una fecha y eso parecía lo más complicado y porque la prudencia es una virtud a practicar. Los concejos pequeños hemos de generar noticias, y que mejor que noticias amables. Trabajamos por dar visibilidad al concejo y por la descentralización de la cultura. Si el científico había visitado y departido con lectores de Oviedo, Avilés, Mieres, Cangas del Narcea, por qué no con los quirosanos. Menos de dos meses después de aquel primer email, recibo el correo definitivo, de lunes me ofrece venir el jueves, ya sé que algunos pensasteis, así me trasmitisteis, que era un poco pillado, Marga tuvo que anticipar un día su vuelta de las vacaciones, tenía que ser sí o sí, y así fue. El jueves allá fuí yo a recoger al científico en la Facultad de Bioquímica. Realmente yo soy tímida, así que estaba un poco acobardada, pero fue facilísimo. López Otín, el hombre, es un ser entrañable, cercano, que llegó a todos y cada uno de los que estuvimos presentes en su charla, que no fue tal, sino más bien un diálogo.


Y va y Carlos pasa por la biblioteca de QUIRÓS, para compartir con los lectores y con nosotros, Roberto, Marga y yo misma, lectores también pero en este caso cómplices. Nerviosos como novatos antes de un examen, a los que no van a examinar de nada, en todo caso, nos examinarán, cuándo toque, de la vida y tendremos que rendir cuentas (ante quien sea) de lo que hemos hecho o dejado de hacer, pero mientras tanto la tarde del jueves 4 de julio fue una tarde llena de armonía molecular y emocional. Una tarde para el recuerdo, una de esas tardes que escriben la historia de un concejo. Si os lo perdisteis, quién sabe, quizá algún día repitamos, con este o con otro libro, pero sobre todo, para  hablar de vida, de curiosidad, de conocimiento,... porque uno de los peores males de este mundo no es otro que la ignorancia. Y fue mi curiosidad y mi inocente osadía la que nos llevó a una tarde de esas en las que la vida te ofrece cosas nuevas para dar GRACIAS.



viernes, 14 de junio de 2019

"7Siete" palabras de esperanza a favor de la Asociación Galbán.


"La vida es corta, no lo olvidéis"
El 19 de enero de este año un escritor amigo, Josu Monterroso, se puso en contacto conmigo para pedirme algo. Yo estaba Salceo, leyendo, tirada en la cama, boca abajo. Es la postura en la que estoy más cómoda para leer. Esa, panza abajo en la cama, mirando por la ventana la Peña de Alba y el mi manzanín, o sentada en el Cantu viendo desde el balcón de piedra, tomando un vino o una cerveza, Peña Rueda (esta fórmula es más, como las bicicletas, para el verano). Me llamó Josu para pedirme algo. Primero me preguntó si yo escribía más cosas que lo que tenía publicado en el blog, le contesté que escribía mis colaboraciones en LVT y nada más. Realmente nunca me había parado a pensar qué coño son las entradas de un blog, cómo clasificarlas, reflexiones, diario de bitácora, noticias del concejo, cuentos, poemas fatalmente escritos pero absolutamente vividos, ahí están, 300 entradas en cinco años, 301 realmente, no está mal, no os parece? Luego me preguntó "tú escribirías un cuento si yo te lo pido?” Y cuando me contó el fin de este trabajo colectivo, le dije “dale”. Era el 19 de enero, el día del cumpleaños de mi abuela Elena. Mi abuela tuvo cáncer cuando yo era muy pequeña. La recuerdo asomada a la ventana de maternidad en Oviedo saludando a sus nietos, apenas 4 y 6 años, o algo así, dos niños pequeños que desde el aparcamiento mirábamos a la ventana que nos decía mi madre. Crecimos conociendo el significado de la palabra y el miedo instalado sobre ella que se ponía pequeñas metas "veré a Bea comulgar, llegaré para ver a Sandra y a Nacho y a Alberto". Mi abuela que, por cierto, no cumplió con ninguna de las pautas del médico y se saltó todas las revisiones que pudo, precisamente por miedo, se curó porque su intervención fue un éxito total, y llego casi a los 100, 96 largos para ser exactos. Mi madre también tuvo cáncer, afortunadamente lo capeó con idéntico resultado al de mi abuela, solo fue un susto. Pero si hay una muerte especialmente dolorosa es la de Adelah en 2012, la hija querida de mi amiga Katja Kubiak, una niña preciosa de rizos negros que nos robó la enfermedad con apenas diez años. Lo que sufrió su familia es inenarrable por eso sí, sí y mil veces sí colaborar haciendo algo tan fácil para mí como es dar palabras como ofrenda (aunque luego llegaron las dudas de si estaría a la altura y todo eso, me llevaba el entusiasmo y las ganas de aportar un granito de arena). El libro es un regalo de los que ya no están y una celebración de la vida de los que estamos porque si ellos no hubieran estado en nuestras vidas, nosotros no seríamos nosotros, seríamos otros. Aunque solo tengo una mínima parte, estoy muy feliz de haber participado. Espero que la gente que lo lea disfrute tanto como lo hemos hecho preparándolo. 
"La vida pasa rápido"
Y rápido pasaron estos meses, desde aquel sábado de enero hasta este 12 de junio en el que, por fin, tuvimos nuestro libro solidario entre las manos. Yo, en este tiempo, navegue entre tiburones. No voy a contar aquí las decepciones que me lleve. Lo peor creer en no poder volver a confiar en alguna persona importante, el resto imaginároslo. De traca, pero NO, NO odio, ni estoy instalada en el odio, mis padres y mis maestras, mi formación y mis creencias no me dejan hacerlo. Durante estos meses me mantuvieron a flote MIS AMIGAS, incondicionales SIEMPRE, un plan, viajar a Lisboa y este PROYECTO, "7Siete". Volver a Lisboa a enamorarme de la ciudad, de su luz, de sus barrios, de sus poetas y ver un cuento mío publicado con un fin solidario, me salvaron. En Lisboa, este puente, me he dado cuenta de lo importante que es estar en paz con una misma, se ve en mi sonrisa en las fotos, en las sonrisas de mis compañeros de viaje, en mi ambiente, con mi gente con la que comparto vivencias y Literatura, palabras y sueños. Todo lo demás pasa a un segundo plano. Me bajo de un barco que me llevaba al naufragio. Hasta aquí. Punto. Pero mientras llegaba el día de partir de viaje pasaron más cosas. Una amiga muy querida se fue para siempre, tras una lucha encarnizada que se prolongó muchos años, una mujer buena, poeta, quirosana, a la que el traje de la amistad le quedaba como un guante. Otros amigos cercanos pusieron fin a su vida en común. Así que ante cosas importantes, qué coño hago yo quejándome por nada. Mi vida es esta y la quiero así. Quiero a un hombre que sana cuando me mira, que lee en mi interior, que está cerca de mi y que, como humano que es, también se equivoca. Lo quiero con todo el respeto que se puede tener hacia alguien que no sabes realmente en qué punto está de su vida. Lo quiero desde el primer día que le vi y sea lo que sea que pase entre nosotros el seguirá sonriéndome con la mirada y yo seguiré columpiándome entre estrellas cuando vuelva a casa después de pasar tiempo junto a el. La vida pasa rápido y es muy corta, no me queda tiempo para seguir esperando que pase algo, lo que sea que tenga que pasar.
"Sed felices y disfrutad. Es ley de vida"
Y llego el miércoles, cansada física y emocionalmente como si hubiera hecho una travesía en el desierto, pero feliz, muy feliz, con una perspectiva nueva. Allá fuimos y doy fe que si hay algo emocionante en esta vida fue ver mi nombre, anunciando tu mínima colaboración, impreso en "7Siete". No voy a decir nada del libro, he leído casi todos los cuentos, de gran calidad, unos me han gustado más que otros (siempre digo que cada autor tiene su público). Reconozco que "Una chaqueta roja de pompones" es un cuento que ya estaba escrito, un poco más corto, lo hice esponjarse y crecer como a un bizcocho. La historia es de ficción, pero no tanto, mi madre nació el 4 de diciembre, día de Santa Barbara, vivía al lado de la Fábrica de Armas de Oviedo y la hija de la maestra tenía una chaqueta roja con pompones. Es una historia que le he oído a mi madre muchas veces "a qué no conocéis a nadie que el día de su cumpleaños tiren voladores?" Escuchad a los que os rodean, sed "flaneur"  en vuestras ciudades y contadlo, la memoria de un pueblo solo permanece si se recibe y esto solo ocurre si se recoge. La vida es un regalo, disfrutadla. Quiero hacer mías algunas de las frases que Felipe Escudero, fallecido recientemente, deja en su testimonio vital (son las frases en cursiva) y animaros a vivir, a vivir incluso cuando las cosas van mal, cuando se tuercen, cuando la enfermedad nos acompaña, cuando el desengaño es una constante, cuando la traición te tiende la mano. La vida es bella incluso cuando es fea porque es lo único que tenemos. 

Comprad el libro, compradlo, la Asociación Galbán os lo agradecerá, pero más allá del agradecimiento está el saber que estáis haciendo algo por los demás, porque tristemente el cáncer no respeta a nadie, ni a pequeños ni a grandes, pero en nuestras manos está colaborar a que estos padres y estos niños vivan un poco mejor. Hacedme caso, comprad nuestro libro solidario.

miércoles, 12 de junio de 2019

Lisboa con ojos de lectora.

Empezó la aventura un viernes. El viaje cumplió con todas las promesas que me había hecho, apasionante e inolvidable. Volvía a enamorarme de esta ciudad abierta que parece estar despierta a todas horas, que parece querer darte lo mejor de ella en cada bocado, en cada sorbo, en cada abrazo.


Hace un año estábamos en Santiago, ahora era Lisboa la que nos acogía y coincidió que la Feria del Libro estaba justo enfrente de nuestro hotel. No podía ser de otra forma. Una feria que ocupa los terrenos del Parque EDUARDO VII en honor a aquel rey que reinó en los primeros años del siglo XX y del que dicen que vivía "de milagro" debido a las mil y una veces que escapó de la muerte.
Todos los viajes tienen varias partes. Los nuestros además de partes tienen propósitos: aprender, caminar, conocer, crecer. Voy a empezar por la visita a la Biblioteca de Sintra, ciudad hermanada con Oviedo desde 2018, dónde nos recibió su directora que nos hizo una visita guiada para conocer los entresijos de la misma. La función social que hace la biblioteca en un barrio, pueblo o ciudad tiene un incalculable valor que solo se conoce una vez que uno penetra en sus secretos, secretos que no son más que personas que sueñan un mundo mejor a partir de la Literatura (y demás expresiones artísticas y culturales), personas que creen en la transversalidad de las bibliotecas como auténticas herramientas revolucionarias facilitando el acceso a la cultura a tanta gente. Personas y recursos. Y es que las bibliotecas son sinónimo de Democracia en el sentido amplio de la palabra. Servicio público, crear comunidad, amplitud de miras y de horizontes... Aprendimos mucho en esa tarde del trabajo de esta biblioteca hermana que habla, sin duda, un lenguaje universal que es idéntico al de nuestras bibliotecas. Y de Sintra a Lisboa a celebrar a San Antonio, que durante todo junio son fiestas en Lisboa. ¿Quién dijo que los lectores somos aburridos?

 

Lo primero que te llama la atención de la ciudad de Lisboa es la luz especial con la que te recibe hasta llegar incluso a abrumarte. Es una ciudad que te enamora. Los tranvías, las plazas llenas de vida y espacios abiertos que llenar, la del Comercio, la del Rocío, la de Restauradores..., la ropa tendida en las fachadas, los colores y los azulejos, los miradores desde los que ver tejados amontonados que te permitirían cruzar la ciudad a saltos de uno a otro, los cafés con encanto. El bacalao, cocinado hasta de trescientas sesenta y cinco formas diferentes. El castillo de San Jorge desde el que tienes una visión aproximada de la ciudad casi en su totalidad y de su historia. El barrio del Castillo, Alfama, Chiado, la Baixa, el barrio Alto, Belém, el monasterio de los Jerónimos. Pessoa, Herculano, el poeta Chiado, Queiroz. La luz, la luz, la luz que te llena, te acompaña, te deslumbra (quizás para que solo veas las cosas bellas que te ofrece generosa esta ciudad hermana llena de contrastes). Ese punto decadente que en mi opinión ha empezado a perder peligrosamente (y que debería conservar) en pos de una Lisboa más europea, más turística, con más futuro, pero que parece sacrifica parte de su esencia. Lisboa que me enamora, me enreda, lo hizo las veces que he estado antes, lo ha hecho en esta ocasión y lo hará cada vez que vuelva, sola o acompañada, enamorada o con amigos, borracha por la pena o llena de entusiasmo.


Lisboa es mucha Lisboa para no vivirla y, sobre todo, para no desear volver (y compartirla) antes incluso de irse. Cuando este en casa la “saudade” por  esta tierra se instalará conmigo para exigirme regresar pronto, no dejar pasar tanto tiempo desde la última vez.
¡Madre mía! No sé que tienen nuestros viajes que parece que duran una semana. Callejear por Lisboa bajo un sol de justicia, pero que compensa. La iglesia maldita, la Fundación Saramago, la plaza del Ayuntamiento con el Pelourinho, almuerzo en Martinho da Arcada, cementerio de Praceres y zona de ocio LXFactory, muy, muy recomendable y muy exportable. Por favor, pasen y vean... no se corten. Exploren esta ciudad fantástica y aventurense en ella. 
Este es un sueño cumplido. Cuando conocí a Chelo Veiga y viajé con el club de lectura por primera vez, fuimos a Vitoria, en mi cabeza empezó a crecer la idea de que sería guapo, muy guapo, un viaje con los clubes de lectura a Lisboa. Yo había estado dos veces antes, pero creía que con su organización y su forma de enseñarnos a mirar era fácil hacer un viaje de ensueño. Y efectivamente una vez en casa, tras regresar a nuestras rutinas, esta experiencia en Lisboa ha sido un descubrimiento: el de personas que se han incorporado al grupo, el de amistades que nacen y otras que crecen, el de una ciudad vista a través de los ojos de Pessoa, el de la literatura portuguesa más allá de lo que conocía (que por cierto, era bien poco), el de los sueños que se consiguen si se cree en ellos, se persiguen, se obsesiona uno (pero no exageradamente). Lisboa generosa, amiga, rebosante de luz y de vida, Lisboa para siempre. Chelo fantástica, atrevida, generosa, dando todo para recibir poco (si acaso la satisfacción de saber que el trabajo bien hecho tiene la recompensa de gente agradecida que crece/aprende/sueña). Muchas mujeres en este viaje, muchos retos cumplidos, mucho amor. Pensando YA en el próximo destino, porque el mundo gira y nosotros con él y estos días no los vamos a olvidar. Hay sonrisas que no tienen precio, tan lejos de casa.
La vida son instantes, una suma infinita de momentos dulces y amargos, muchos de cada. Sol y lluvia, niebla, tormenta y días medianos, muchos días que ni si ni no. La vida es Camino y ruta, encuentro y encrucijada, pozos y laberintos,...decisiones afortunadas o desafortunadas, personales y únicas. La vida son personas, todas aquellas con las que compartes mesa y mantel, estudios y trabajo, compromiso social y político, libros y letras. La vida son fotografías que llevas en el corazón, en el estómago, en la mirada. La vida son sonrisas y lágrimas (como la peli), arrugas y manchas en la piel, canas y goteras. La vida somos tú y yo, nosotros, compartiendo espacio y tiempo. La vida, la maravillosa vida, somos un grupo de asturianos en Lisboa o en Sintra o en el Camino de Santiago (como el año pasado) disfrutando de amistad, cariño, respeto,... Barcos y bateas, tranvías y majoricos, fados y Pabellón Chino, BIBLIOTECAS. Celebrar San Antonio en Lisboa. La vida es hoy así que, ponte las pilas, VIVE.
Finiquitado un viaje, que no se repetirá pero que guardaremos en nuestro corazón como un tesoro por los momentos y los lugares, por los sabores y las anécdotas, pero, sobre todo, por las personas, porque volveré a Lisboa, pero nada será nunca como hoy. Graciasssss!

viernes, 24 de mayo de 2019

Votad, malditos, votad!

Para Antonio Machado "la verdadera libertad no es decir lo que piensas sino pensar lo que dices". Yo he estado callada y en un segundo plano desde el día 25 de marzo que declare públicamente que abandonaba la carrera por la alcaldía de Quiros, por dignidad personal y coherencia con lo que estaba recibiendo de algunos compañeros tras cuatro años de trabajo impecable por QUIRÓS (trabajo que, sin embargo, algunos interpretaron que inclinaba la balanza a favor del partido que ha tenido las riendas del consistorio hasta hoy y otras veces que informaba teniendo solo en cuenta a la oposición- dicen que Churchill le explicó una vez a un ambicioso joven parlamentario de su partido que "los adversarios se sientan enfrente y lo enemigos detrás de ti", o sea, en tu mismo lado) he estado observando, escuchando y también respondiendo a todos los que me preguntaron mi opinión, siempre en privado, por el panorama político del concejo (que sepáis que me han preguntado de todos los partidos, algunos con más interés que otros) y he recibido, creo que más información de la que necesitaba, pero es lo que hay. Me toca gestionarla de manera que me afecte lo justo. No quiero dejar de pasar este día de cierre de campaña para hacer la siguiente reflexión (que quizás, solo quizás, ayude a alguno a votar en domingo o/y sino a votar, al menos a reflexionar sobre nuestra situación).
El domingo cuando vayamos a votar a uno de los tres candidatos al Ayuntamiento de QUIRÓS, tras dos semanas de ilusionante y emocionante lucha, os pediría que tuvierais en cuenta que estas personas van a gestionar 365 días a lo largo de cuatro años (si todo va bien) nuestras relaciones como comunidad, nuestro dinero, organizando no sólo la convivencia sino también los recursos empleados en la misma. Ellos decidirán, siempre que las demás administraciones se lo permitan, sobre si arreglamos el bache de la carretera de Salcedo o el de la de Villamarcel, sobre si adecentamos esta pista o aquella, sobre la gestión de los montes, los que defenderán los intereses del concejo cuando los daños de los lobos sean los que son o sean otros. Serán los que exijan que se mantengan los maestros y las unidades escolares cuando desde la Consejería quieran cerrarnos un aula, los que luchen por la calidad de los servicios sociales y hagan efectiva la ordenanza que obligue a mantener limpias de cacas de perro de nuestras calles, en definitiva ingresarán en forma de tasas e impuestos los dineros que van a regir nuestros destinos y los administrarán.
Pero van a hacer todo eso y mucho más. Ellos van a representarnos ante la Administración Central y autonómica, van a ser nuestra imagen fuera de los límites del concejo, van a ser agentes activos en negociaciones con otros políticos, con empresarios, con instituciones. 
Así que pensad bien en lo que queréis. Y votad, votad como si no hubiera mañana, como si os fuera la vida en ello porque el Quirós que queremos sale de estas urnas y sois vosotros y no otros, los responsables de lo que va a pasar en los cuatro años que vienen, sois los responsables pero también vais a ser quienes quienes sufráis el desgobierno, el más de lo mismo, el podía haber sido de otra forma, etc.etc. Así que votad en conciencia, votad con el corazón o con las tripas o con las gónadas si fuera necesario. Votad por QUIRÓS más allá de intereses espúreos, perversos, falsos o mezquinos. Votad por un QUIRÓS VIVO, en el que todos los ciudadanos estén verdaderamente representados, votad por un QUIRÓS abierto al turismo que conjugue con el mantenimiento de sus tradiciones, un QUIRÓS que hablé de nosotros los quirosanos como hombres y mujeres trabajadores que quieren a su tierra, luchan por ella, se enamoran de ella. Así que cuando seáis vosotros los que inclinéis la balanza hacia un lado u otro, pensad también en qué parte de culpa es vuestra por estar donde estamos, por no haber sido críticos o por serlo en exceso, por no haber participado cuando desde el Ayuntamiento pidieron tu opinión. No voy a pedir el voto para ningún partido, dije que no iba a hacer campaña y eso he hecho, mantenerme en la orilla, pero si voy a deciros a los que estuvisteis en el debate del pasado domingo o a los que lo escuchasteis que lo tengáis en cuenta a la hora de votar. Nada más. #lapoliticaesvioleta #elecciones26M #26M

domingo, 12 de mayo de 2019

Niños y muerte.

Hoy me ha tocado explicarles a l@s niñ@s de mi catequesis que, a veces, "pero solo a veces" los papás y/o las mamás se mueren, que no es lo normal, pero que "a veces pasa" que lo normal es que se mueran los abuelos y/o las abuelas primero porque son más viejos y la vida es caduca (esto no se lo he dicho así porque no lo entenderían), que la vida es un camino y que morirse es la meta, o sea, el final.  No sé si lo he hecho bien porque cuando l@s niñ@s tienen entre 7 y 9 años estas cosas son complicadas. A esa edad no se tiene ningún sentido de la trascendencia (casi no lo tengo yo ahora). Por qué me tocó explicar esto, pues porque ayer se moría de forma prematura la madre de dos compañeros suyos de colegio: A. y J., dos niños delgados y espigados, como juncos, muy parecidos físicamente a pesar de que se llevan entre sí unos dos años, que hace apenas un par de semanas mantenían conmigo una charleta de esas entre vecinos delante de mi casa porque habían venido al cumpleaños de otros dos compañeros suyos que viven en mi aldea. En las aldeas nos conocemos todos y en mi concejo prácticamente también. Dos de mis niñ@s del catecismo van a clase con ellos, así que insistí a G. e I. que no fueran pesados, porque a lo mejor, solo a lo mejor A. y J.  no tenían muchas ganas de hablar de lo que había venido a demoler los cimientos de su casa (al menos temporalmente) y que si no querían hablar "respetarán su silencio" pero que intentarán estar junto a ellos, pasarles la mano por el hombro y elegirles para formar parte de sus equipos cuando les tocará jugar fútbol. "Esto va a ser un problema", me dijeron, "porque el que elige es I. que es el mayor y el que mejor juega". Entiendo que cuando vea a I. que no es de mi catequesis pero que también es amigo mío porque le encantan los perros y es un niño de verbo y sonrisa fácil, le tendré que decir que esté al quite de sus amigos y se acuerde alguna vez de elegirles para su equipo antes que a otros que igual juegan mejor. Sé que G. e I. (que acaba de perder a su abuelo) lo entendieron y sé que harán lo que puedan. Luego ellos mismos (las niñas se mantuvieron en un segundo plano porque no van a este colegio) me dijeron que se había muerto de algo del corazón y no se me ocurrió más que decirles que al corazón había que tratarlo bien, comiendo sano, practicando algo de ejercicio, pero, sobre todo, llenándolo de AMOR, amigos, familia y buenos sentimientos. Creo que hay que que explicarles que estas cosas pasan. I. ponía una cara y G. dijo que les iba a dar un abrazo cuando los viera, como  viejos camaradas ante la adversidad, me gustó que quisiera abrazarlos, me pareció que implicaba cercanía tb para el. Ya sabéis que a ciertas edades parece que tocarse les da alergia. No sé si lo he hecho muy bien porque hubo un momento en el que me pudo la emoción y es que no puedo dejar de pensar en dos niños que pierden a su madre cuando más la necesitan y sinceramente por mucho que intenté entenderlo, no consigo hacerlo. Al final menos mal que C. nos contó algo que habían hecho los niños de su clase y pudimos reconducir el tema. Descanse en paz esta mujer que, sin duda, se ha ido antes de tiempo.

sábado, 11 de mayo de 2019

Tiempo de bibliotecas.


El viernes subí a la Biblioteca de La Granja, el edificio que acoge esta biblioteca está en el Campo San Francisco de Oviedo. Cuando cruzas este auténtico pulmón de la ciudad no puedes más que sentirte orgullosa de que este parque, el Campo para los carbayones y para los asturianos, haya sobrevivido a la especulación y a todo tipo de ideas peregrinas como la que hace unos años pretendía construir un enorme parking bajo sus terrenos. El viernes cuando cruzaba el Campo que siempre despierta en mí recuerdos infantiles asociados a personas que ya no están, entre los árboles majestuosos, testigos de episodios de la vida de tantos ovetenses y de tanta gente de paso en la ciudad, pienso en mi biblioteca como en un bosque y me parece muy gráfico que la biblioteca que ahora es la mía por circunstancias, a la que acudo con frecuencia, esté precisamente en medio de este bosque urbano. El otro día leía que en Literatura, en poesía, había que intentar no caer en figuras manidas que se repiten e intentar innovar pero, en esta ocasión, decir que "las bibliotecas son bosques"me parece tan oportuno como acertado. Y por qué un bosque, facilísimo, porque ambos nos ayudan a respirar, nos dan aliento y alimento, nos proporcionan vida y libertad. Cuando paseas por un bosque la sensación de plenitud es comparable con la que experimentas cuando estás en una biblioteca, delante de todas esas estanterías pobladas de libros que te provocan para que te sumerjas en ellos, que te "susurran" como dice Susan Orlean en "La biblioteca en llamas" para que te atrevas a abrir uno de los numerosos títulos que se nos ofrecen generosos y empieces a navegar entre sus páginas, no solo viviendo mil vidas que de otra forma nunca podrías vivir, sino animándote a vivir la tuya propia y a innovar, a arriesgar y a intentar cosas nuevas, a salir de ti y a viajar para ser una persona más libre, con argumentos para opinar y moverte por la vida, con criterio propio, porque todo esto, amigos, en mi opinión te lo da la lectura y sí, "la revolución empieza leyendo". Es una sensación personal. Lo reconozco. Tienen que gustarte los bosques y las bibliotecas, pero seguro que muchos podéis poneros en mis zapatos y caminar entre los árboles igual que lo hacéis entre los funcionales y modernos anaqueles de vuestras bibliotecas y sentiros embargados por la emoción de lo que está ahí afuera esperando por nosotros, ávidos e intrépidos lectores.
Las bibliotecas son mucho más que libros colocados en estanterías esperando que los tomes prestados. Las bibliotecas son personas. Personas que hacen comunidad. Bibliotecarias y bibliotecarios que trabajan como héroes, batiéndose el cobre frente a las administraciones que tantas veces las olvidan, colocándolas las últimas de la fila en cuanto a presupuesto, visibilidad y protagonismo dentro de la vida cultural de nuestros pueblos y ciudades y fuera también casi siempre de los programas políticos. Qué importa la cultura en el despiadado y cruel reino del neocapitalismo. Mientras esto pasa, mientras las bibliotecas públicas de Gijón por ejemplo, llevan siglos sin incorporar nuevos títulos a sus fondos, movilizando a cientos de usuarios gijoneses en su defensa, los hombres y mujeres que trabajan en ellas están todo el tiempo pensando en qué hacer para crear y/o reforzar y hacer crecer esa comunidad que mencionaba arriba. Clubes de lectura, encuentros con autores, rutas literarias, viajes en busca de referentes literarios, cuentacuentos, conferencias, teatro, formación e información en nuevas tecnologías, alfabetización digital, ... son eso y mucho más, infinitamente más. Y qué decir de los lectores y lectoras. Las bibliotecas crean lazos de hermandad, espacios de encuentro y entendimiento, diálogo y debate. Hacen amigos, ponen en común a personas que de otra forma difícilmente se conocerían. Escritoras y poetas, fotógrafos y amas de casa, maestros y funcionarios, artesanos y músicos, de todas las edades, de todos los estratos sociales. Las bibliotecas son, sin ninguna duda, personas.
Se me ocurre para no extenderme más (que sí, que soy una rollista) hablaros de su papel en la democratización de la cultura. No hay nadie que no pueda entrar en una biblioteca, siempre que tenga acceso a una, claro, y cumpla un mínimo dentro de los usos y costumbres exigibles para vivir en sociedad. No se pide nada para ser miembro de este selecto club integrado por millones y millones de personas en todo el mundo y que maneja un sencillo y universal método de trabajo, un lenguaje entendible por todos, el requisito es leer, respetar el libro que te llevas, tratarlo con amor y devolverlo a su sitio. Las bibliotecas son también a fecha de hoy, una herramienta fundamental en la sociedad de la información en la que estamos inmersos, son auténticas fórmulas para corregir la exclusión digital que es sinónimo de exclusión social por pérdida de información y de oportunidades laborales principalmente. El acceso a los medios digitales en concreto a Internet facilita la vida a muchos usuarios permitiéndoles estar en el mundo virtual que tanto tiene que ver con el día a día.
Cuenta Carlos López Otín en su libro "La vida en cuatro letras" (aunque yo ya lo conocía precisamente por mi bibliotecaria) que existe una actividad que practican los japoneses y que se conoce como "baños de bosque". Consiste principalmente en caminar a través de uno de los numerosos bosques que tiene el país (un 70% de su territorio está cubierto de bosques) combinando el paseo con ejercicios de respiración, coordinación, relajación y psicomotricidad y dice que este ejercicio de comunicación con la Naturaleza y con nosotros mismos ayuda a generar cambios positivos en nuestras vidas por contacto con ese entorno natural favorable. Pues yo que no soy ni de lejos una persona autorizada en ningún campo aunque me atreva a opinar de casi todo, os diría, daros un baño de bosque y alternarlo con uno de bibliotecas, cuidar el cuerpo y la mente, estar en contacto con la naturaleza y con la sabiduría que nos traen las bibliotecas seguro, seguro que podremos entender mejor el mundo y ser un poco más felices.