Páginas vistas en total

lunes, 28 de marzo de 2016

Todo el mundo necesita un faro.

Un hombre bueno,
las sienes plateadas,
la vida plena.
El hombre noble,
Horizonte cercano,
Luz de mi vida.
 

papá
Del fr. papa, y este del lat. tardío papa; cf. papa1.1. m. coloq. padre (‖ varón que ha engendrado o ejerce de padre).

faro Del lat. pharus, y este del gr. φάρος pháros, de Φάρος Pháros 'Faro', isla cercana al puerto de Alejandría, en la que se construyó el más famoso faro de la Antigüedad.
1. m. Torre alta en las costas, con luz en su parte superior, para que durante la noche sirva de señal a los navegantes.
2. m. Farol con potente reverbero.
4. m. Aquello que da luz en un asunto, lo que sirve de guía a la inteligencia o a la conducta.


Toda persona necesita un faro, más cuando es pequeña. Un faro que se eleve sobre el suelo hacia el cielo y que desde lo alto alumbre el camino por el que transita. Todo niño necesita un referente, alguien que esté dispuesto a cruzar con él en brazos un río caudaloso para salvarlo de la guerra, alguien que le lea un cuento por las noches y le arrope; alguien a quien baste una mirada para aprobar o desaprobar algo, pero que sea capaz de crear en el hijo la confianza para que tome sus propias decisiones y si se equivoca, se levante y siga. Algunos tenemos la suerte de que nuestro faro late con dos corazones. Algunos padres saben tanto que sin serlo son maestros de vida. Yo conozco a alguno.
Con la llegada de la prima Vera llega el cumple de  mi padre, sólo una semana más tarde que el día del padre. Mi padre hace hoy setenta y ocho años. Es de los afortunados que celebran dos veces el cumple, una hoy que fue cuando le parieron y otra el 1 de abril que fue cuando le inscribieron, ya sabéis, cosas de la guerra, de la época y de la orografía complicada de las aldeas asturianas, aunque seguramente de pequeño no tuviera muchas fiestas. Sus mejores logros, sus hijos y lo que más quiere que es sus nietos (unos cracks de 6 años y casi uno), un matrimonio de cuarenta y ocho años y un montón de amigos serían su carta de presentación. Hay personas que por elección deciden vivir y mi padre es uno de esos. Algunos padres: ponen cimientos para sus hijos y construyen escaleras para facilitarnos las cosas, tienden puentes y creen en ellos, más de lo que creen ellos mismos. Cada día debería de rendirle un homenaje, cada día cada uno de nosotros deberíamos rendir un homenaje a quienes son los responsables de que estemos aquí, aunque a veces lo que nos toca vivir no sea lo que más nos guste. Para los que no tenemos hijos el paso del tiempo, que no da tregua, se refleja en nuestros padres, porque yo sigo viendo en el espejo a la universitaria que hace 22 años que dejo las aulas con un título bajo el brazo que nunca sirvió para nada y a la joven a la que ofrecieron un trabajo y hace ya 17 años que sigue dónde la dejó precisamente su padre que fue el que la acompañó su primer día. Pero bueno mi padre tiene en la cabeza un montón de cosas (ninguna es serrín) y un montón de planes y tiene mis manos y las de mi hermano para que cuando le fallen las fuerzas (que le fallarán) sepa que no está solo. Trabajemos un poco la relación con nuestros padres cada día y a vivir. Y los que no tenéis la suerte de tenerlos, igual hoy es un buen día para recordarlos. Mi padre es un padre cercano sin prodigarse especialmente en muestras de cariño, sólo espero que sepa que lo quiero hasta el infinito (como decíamos cuando éramos pequeños).  "Te quiero mucho. Y nunca te lo he dicho. Te quiero y te admiro. Tampoco te lo había dicho nunca, pero admirarte es (ha sido) muy importante para mí " (La isla del padre de Fernando Marías) muchisisismas felicidades papá.

miércoles, 23 de marzo de 2016

Ermita de Alba.

Y de postre, he de compartir este texto que escribí para ayudar a los comentaristas de TVE con motivo de la emisión de la Vuelta que ni miraron, ni leyeron, ni tuvieron en cuenta a la luz de la pésima realización de la etapa que como bien sabéis dejó un sabor amargo a muchos quirosanos. Ya que estamos, animaros también a que os acerquéis hasta Alba en Semana Santa, una de las joyas del concejo de Quirós, que voy a deciros yo si he crecido a la sombra de su Peña.
Coronaron el pasado 7 de setiembre los ciclistas en la 16ª etapa de la Vuelta Ciclista a España en “la ermita de Alba” perteneciente a la parroquia del pueblo de Salcedo (Quirós). Si bien la meta no estuvo situada propiamente en la ermita que se encuentra un poco más arriba, al sur de la Peña del mismo nombre, a unos quince minutos andando del lugar donde se podía encontrar la pancarta de meta.
 
Una vez en la zona marcada como meta, mucho público se acercó hasta allí, a unos 1200 metros de altitud. Desde ese punto se puede ver como serpentea la carretera por la que ascendió la caravana ciclista.
En la ermita, reconstruida en el siglo XVII, se venera a la Virgen de Alba, patrona de Quirós, que celebra su festividad el día 15 de agosto con una Misa al aire libre y una romería a la que acuden romeros de todos los concejos limítrofes (Morcín, Lena, Proaza, Riosa, etc) Desde hace unos años también se celebra una Eucaristía coincidiendo con el día de fiesta del 1 de mayo.
Cuenta la leyenda que la Virgen se apareció en lo alto de la Peña y los vecinos pretendían construirle un pequeño templo en lo llano, los vecinos trabajaban por el día y la Virgen trasladaba lo construido a la Peña por la noche, es por eso que hoy la ermita está construida en lo alto de la Peña donde ella eligió para así poder proteger desde allí a todo el concejo.
Descansando en el entorno de la ermita de Alba.
Hay una canción popular que recoge esto:
“La Virgen de Alba bendita
tiene la ermita en la peña;
también la podía tener en
lo llano, si quisiera”

La imagen actual de la Virgen de Alba es una virgen devanadera. Su cuerpo está formado por un armazón de listones de madera que da forma a la falda y al cuerpo; las manos y la cara son las únicas partes de la imagen que son talladas. Junto a ella en el interior de la ermita se conserva una talla original de la Virgen, una imagen de San Melchor de Quirós (primer santo asturiano, natural del vecino pueblo de Cortes) y una pila bautismal traída desde Filipinas.
Al fondo ermita de Alba.
Tradicionalmente los peregrinos acudían a pie o a caballo por los caminos de los pueblos cercanos de Salcedo, Bermiego y desde el Alto de la Cobertoria. Hoy pocos montañeros se aventuran a subir a pie por el pico La Prida, Castañera, Las Pedrosas, la Canga, la Poisa la Canga (donde se unían los caminos de Las Vallinas y La Villa, pueblos que integran junto a Villar de Salcedo la parroquia de Salcedo) la Pedrera Machaculos (hecha de piedra caliza que al orbayar se volvía tan resbaladiza que las gentes y las caballerías al transitar por ella “caían de culo”) hasta llegar a la fuente de la Chinar. El progreso llegó en forma de pista ganadera, la misma por la que hoy circulan ciclistas y vehículos particulares y que llega hasta el aparcamiento de “La Techera” donde hace no tanto tiempo existía un espacio para amasar el barro, un secadero y un horno donde “los techeros” fabricaban tejas. Habitualmente el último tramo está reservado exclusivamente a “uso ganadero”. La pista con motivo de la Vuelta ha sido mejorada considerablemente. 
Al Norte de la ermita y en el canto de la peña, sobre el pueblo de Salcedo, se encuentran tres cruces pintadas de negro que representan el calvario y dominan toda la zona oeste del Valle de Quirós. Desde allí se pueden apreciar, si el tiempo lo permite una de las vistas más espectaculares de la zona. Se alcanzan a ver:
- Los Huertos del Diablo, Peña Rueda, las Ubiñas, Los Fontanes, Bullas, Barriscal, Montarto, el Picu Gorrión, Peña de Sobia (ya en Teverga) todos ellos dentro del Parque Natural Las Ubiñas-La Mesa hasta el Pantano de Valdemurio (entrada al concejo si se viene desde Oviedo) En los días especialmente despejados alcanza a verse desde aquí las montañas de Somiedo e incluso los Picos de Europa. También pueden verse desde este promontorio casi todos los pueblos del concejo que se dibujan como de cuento por las laderas de las montañas, a excepción de unos pocos. Si bien Alba no pertenece al Parque Natural, sí forma parte del Paisaje Protegido de la Sierra del Aramo.
Al lado de la Peña de Alba se encuentra el Picu Cuesta Pena donde está situada una cruz de espejos visible al reflejo del sol. Y desde este Pico mirando hacia el otro lado podemos ver Champaza, Barbachal, Pelitrón, Barriscal, el Bargolete,  el Gamoniteiru y Pena Podre.
Si el paisaje es impresionante por la piedra caliza, no lo es menos por la vegas y morteras (zonas de pasto y aprovechamiento principalmente ganadero situadas en tierras próximas al límite de utilización agrícola) en la que pastan numerosas cabezas de ganado. El pueblo de Salcedo tiene dos morteras: la de la Robla y la del Teixo, que fueron habilitadas para el día de la Vuelta como aparcamientos para dar cabida a todo el público. En estas zonas de pastos había fincas en copropiedad y de propiedad comunal, hoy pertenecen y son aprovechadas por los vecinos de Salcedo dedicados fundamentalmente a la ganadería. Aquí la agricultura que se  practicaba era de subsistencia. Sin embargo, durante mucho tiempo junto a estos pastos había grandes campos de patatas y de escanda, cereal de montaña conocido popularmente como “pan”.
La escanda:
La escanda es un cereal de invierno que se denomina popularmente pan y que se ha cultivado en Asturias desde época de los astures hasta nuestros días, aunque en la actualidad de forma muy reducida. Este cereal se adapta muy bien al clima húmedo y poco soleado de Asturias, produciendo más en los terrenos de mediana altura. 

lunes, 21 de marzo de 2016

Día del padre.


De todas las personas que conozco ninguna como ésta.

Siempre en su sitio, dándonos ejemplo de prudencia y sentido común, cobijándonos en nuestros errores, ni una sola palabra en nuestra contra aún cuando metemos la pata y nos equivocamos. Él nunca dirá "ya te lo dije" entre otras cosas porque nunca va a decirlo, pero si dirá "¿Es que no lo sabías?".
Los hijos como mi hermano y yo, dechados de imperfecciones, crecemos a la sombra de padres y madres como los míos, de hombres y mujeres que con esfuerzo y trabajo sacaron adelante a sus hijos, repitiendo buenos modelos aprendidos (al menos en nuestro caso). Yo soy lo que soy gracias a ellos.
Este hombre que en quince días cumplirá 78 años, ha cimentado los cuatro pilares sobre los que se asienta mi vida: amor y trabajo, prudencia (sigo trabajando esto) y raíces. Me ha apoyado en TODAS las decisiones que he tomado (algunas más acertadas que otras). Me ha ayudado a crecer creyendo que los sueños se hacen realidad si vas tras de ellos, que no hay nada gratuito que hay que luchar para conseguirlo piano, piano, sin prisa, pero sin pausa. Me ha dado la vida y me ha enseñado a respetarme a mí y a los demás. No podría parar de escribir acerca de él. Tiene una virtud muy grande: recomponerse a las pérdidas y seguir adelante, eso que hoy llaman resilencia.
Este hombre que muestra su lado más sensible cuando le hablan de su nieto Hugo, ahora empieza una nueva etapa de su vida y además tiene una nieta en camino. ¿Sé puede ser más feliz? Sí, se puede pero no está en nuestras manos, ¿verdad papá?
Por todo esto y más que podría contar, por todos los momentos de complicidad y de mosqueo, ¿por qué siempre preguntas donde está algo sin ir a ver primero si está donde lo dejaste? por todo lo nuestro, por ser el mejor padre del mundo (si ya sé que el de cada uno es el mejor) y por muchas cosas más: papá, abuelo Nicanor, te quiero un montón, un beso muy fuerte. (La foto es de Jose L. Alvarez Alvarez)
 
 


 

martes, 1 de marzo de 2016

Lecturas para el 8 de marzo: "Nosotros, los Rivero" de Dolores Medio.

Cubierta de la reedición de Nosotros, Los Rivero de Dolores Medio que se presenta hoy en Oviedo

El año pasado con esta iniciativa conocí de la mano de Lorena del blog "El paxaru verde" el grupo TARRO-LIBROS. Cuando me interesé, curiosa, por saber en que consistía Lorena me contó que era una propuesta de un grupo de FB. Yo le dije que quería participar, pero era tarde pues era un grupo cerrado. Ha pasado un año y esta vez SÍ me he enterado de la convocatoria y SÍ estoy en el grupo. Mucho éxito tiene el grupo TARRO-LIBROS creado por Carmen Forján del blog "Carmen y amigos". Este año reúne para este viaje de aventuras a más de doscientos lectores. Un grupo vivo y dinámico de lectura a través del que se divulgan autores y lecturas a partir de la opinión de los lectores.



Y aquí estoy decidida al final por "Nosotros, los Rivero" de la ovetense Dolores Medio, tras haber barajado un montón de títulos, porque hay tantas escritoras y tantas protagonistas como mujeres interesantes te encuentras en la vida, para conmemorar el 8 de marzo. Creo que habrá un día en el que perderá sentido celebrarlo, pero mientras tanto habrá que seguir haciéndolo, seguir en la brecha, sin dar un sólo paso atrás, mirando siempre hacia adelante. Algún día todas las mujeres podremos disfrutar del placer inmenso de la lectura porque no habrá nadie que nos haya robado el derecho de aprender a leer.

La novela cuenta la historia de una familia burguesa venida a menos por el fracaso del negocio que regentaban, "La Uva de Oro", a raíz de la muerte del padre. En esta familia hay de todo además de ruina: maldiciones, espíritus libres y secretos de familia. Los Rivero son el padre, conocido por "el Aguilucho", la sra. Rivero, los cuatro niños Heidi, Ger, María y Lena, a la que sus hermanos llaman cariñosamente "Ranita", y la tía Mag, hermana de la sra. Rivero.
Podríamos decir que el argumento tira de tres hilos: el desastre económico de la familia y las tribulaciones para salir adelante que son muchas y muy duras; la transformación de la hija menor, que es la protagonista de la historia, su despertar a la vida, su evolución como persona, sus inquietudes y sueños, sus desengaños y una rebeldía innata en los Rivero que la lleva casi siempre a enfrentarse con su madre y una ciudad, Oviedo, la otra gran protagonista, en un momento histórico convulso al que deberíamos estar eternamente agradecidos tanto escritores como lectores por ser fuente inagotable de historias que contar, en este caso la década que va del 24 al 34 del siglo pasado.
Aprovecha la autora para hacer una crítica importante a la cerrada sociedad ovetense y al papel de las jóvenes, destinadas a casarse o, en el caso de no hacerlo, a cuidar a sus sobrinos. Pone en boca de Ger, el único varón de la familia, estas palabras "Afortunadamente, existe un movimiento de reacción en favor de los derechos de la mujer, y ya son muchos los padres que preparan a sus hijas para ganarse la vida como si fuesen muchachos. No hablemos de las grandes capitales: aquí mismo, en Oviedo, hay varias chicas estudiando en el Instituto, en la Escuela de Comercio... En fin, estas muchachas tendrán mañana un título que les permitirá ejercer una profesión y vivir de sus recursos, como un hombre." Defiende así el derecho de sus hermanas a salir, por sus propios medios de la miseria a la que se ven abocadas por la actitud de las mujeres de su familia.
La lectura de la novela se hace ágil debido al uso que la autora hace del lenguaje. Es un lenguaje sencillo y fluido, lleno de frases hechas y refranes populares puestos en boca de la tía Mag y también de originales figuras poéticas. Sólo hay algo que he echado el falta, y eso que yo no soy muy pro-Llingua, la ausencia de más palabras y expresiones asturianas. Sólo hay dos escenas en las que los personajes secundarios incluyen estas expresiones, de hecho cuando hablan puedes escuchar hasta el acento: en la visita de la tía Carina Rivero que viene del Puntal o cuando aparece el Mierense en casa de los Rivero. Esto en mi opinión, pone de manifiesto algo que los ovetenses se han esmerado mucho en hacer durante toda la vida, y que en la década de los cincuenta sería mucho más evidente (junto a los intereses políticos y editoriales en ese momento, claro está), negar el origen de pueblo de la mayoría de sus habitantes, disfrazando los acentos en un esfuerzo inútil de borrar los vestigios de su cuna. Probablemente si hoy se publicara esta novela, el trato del asturiano sería diferente. Puede que los Rivero y sus amigos burgueses de la calle San Francisco hablasen perfecto castellano, pero dudo mucho que los vecinos de la calle San José lo hicieran también.
Dolores Medio nos presenta a los Rivero en una ciudad que no es simplemente el escenario en el que se desarrolla la acción sino que es un protagonista más y no precisamente secundario. El lector que conozca la ciudad, y el que no también, se desplazará junto a Lena Rivero por las calles del Oviedo antiguo, recorriendo cada rincón de esas callejuelas, identificando sonidos y olores, la luz de cada hora del día. Existen lugares en los que parece que el tiempo se ha parado. La Universidad con sus cadenas, la calle San Francisco, la Catedral con su torre, la Corrada del Obispo, la calle San José, la Muralla, ... Todos ellos lugares comunes. Es mi Oviedo el que describe la autora, al que pertenezco, y al que regresa Lena convertida en una mujer de éxito:
Al fondo la torre de la Catedral de Oviedo.
"Oviedo es una ciudad dormida.
Por las calles estrechas y empinadas, del Oviedo antiguo, envueltas, de ordinario, en espesa niebla, corre un sueño de siglos. Las moradas humildes, de paredes desconchadas por la humedad, se aprietan en torno a los palacios y caserones con fachadas de piedra renegrida. Unos y otras parecen dormitar constantemente en un dulce letargo. El gris plomizo del cielo ampara el plácido sueño de la ciudad, y la niebla, que la envuelve celosamente, amortigua los ruidos callejeros."

www.lne.es/oviedo/2016/03/12/carmen-ruiz-tilve.../1896047.html
Busto de Dolores Medio en el parque de Oviedo que lleva su nombre, al fondo el Naranco.
Dolores Medio Estrada fue maestra y escritora, amante de la ciudad que la vio nacer y en la que murió. Representante de la Literatura social que perdió protagonismo en los años 60. Fue una mujer comprometida social y políticamente con su época. Pone en boca de Lena Rivero estas palabras que en mi opinión podrían haber salido de su boca "Siempre he sentido la necesidad de escribir. ¿Qué otra cosa puede hacerse en una vieja ciudad, dormida entre las nieblas?"
Permitidme unas pinceladas personales para finalizar. La primera vez que leí esta novela me gustó tanto la Lena Rivero, niña, soñadora, rebelde, que una vez usé su nombre como seudónimo para participar en un concurso de cuentos. La primera persona que me habló de este título de mediados del siglo pasado fue mi amiga manchega Amelia Tejero, desde aquí mi agradecimiento. Mi ejemplar es una primera edición que conseguí en una librería de viejo. Deciros que el libro, premio Nadal en 1952, está descatalogado, pero se puede conseguir en su versión electrónica. Quizás ahora que se cumplen veinte años de la muerte de su autora algún editor valiente o una institución agradecida se anime a sacarlo de nuevo en papel. Sobre la figura de Dolores Medio, a la que muchos ovetenses sólo conocerán por que existe un colegio con su nombre en el centro de Oviedo, giran parte de los actos que el Ayuntamiento de Oviedo junto a  las Bibliotecas ha programado para conmemorar este año el 8 de marzo, el 11 de marzo a las 18:00 h. en el Colegio Dolores Medio, Carmen Ruiz Tilve ofrecerá una conferencia en torno a su figura y el 12 de marzo a las 11:30 la ruta literaria de El Oviedo de "Nosotros, los Rivero" que sale de la Estación del Norte. Tiene historia este "Nosotros, los Rivero", ¿verdad?