Páginas vistas en total

jueves, 21 de marzo de 2019

La Tercera España.

1 / 2
Ayer participe en una mesa redonda con posterior coloquio con el público. Era mi primera vez. Cuando se está cerca de los cincuenta poder hacer cosas por primera vez es fantástico. Quedan tantas cosas por hacer. El mundo este redondito en el que vivimos o los hilos rojos que no se sabe muy bien quién o qué, un amigo virtual que se desvirtualizó ayer, distintos posicionamientos políticos pero una preocupación común, el futuro de esta España nuestra y el bien común de los ciudadanos que la pueblan. Esto quedó claro, creo. Un acto organizado por Cesar B. Arias con el apoyo del Club de Prensa de LNE y a la Asociación L’Esperteyu que se celebró en el INB Bernaldo de Quirós en Mieres. Ainssss el Instituto, los institutos, los centros de enseñanza en general tienen que ser auténticos semilleros de jóvenes comprometidos social y políticamente con el momento que les ha tocado vivir. Tienen que ser espacios en los que se enseñe a pensar, se aprenda a expresarse en libertad desde el diálogo y el respeto al diferente. Mis años en el instituto Perez de Ayala de Oviedo, contribuyeron a construir la persona que soy. Mirando hacia atrás reconozco un momento en el que España se abría a una nueva etapa y allí junto a nosotros a finales de los 80, profesores muy jóvenes, con mucha ilusión que iluminaron nuestros pasos por el camino del conocimiento y de la vida. Me reconozco en ese tiempo y en esas ganas de crecer en la aún joven Democracia que gastábamos. Mi agradecimiento especial por los amigos que se acercaron a Mieres a acompañarnos y que seguro tuvieron materiales para reflexionar acerca del momento que vivimos y acerca también de la Tercera España.  

"Hace unos años, pocos, una amiga poeta de Quirós, relativamente joven en el sentido de que no le tocó vivir la guerra civil pero si la Dictadura, que podría ser mi madre, me manifestó su preocupación ante la deriva que estaba tomando la realidad política y social de este país, ella una mujer luchadora que sacó adelante sola a sus hijos se preguntaba preocupada por qué iba a pasar con España, mientras miraba de reojo al recién aparecido Podemos, su posicionamiento ante determinados temas, la vehemencia de su líder, la fuerza con la que irrumpían en el panorama sociopolítico tras el 11 de mayo de 2011, la llevaba a manifestar su miedo y a creer que se estaban dando circunstancias que podrían propiciar un enfrentamiento similar al de hace 80 años. A mi sinceramente aquel miedo suyo me pareció bastante exagerado. Sin embargo, la deriva que tomo el tema catalán con la declaración unilateral de independencia en octubre de 2017, me hizo ver las cosas desde otra perspectiva y os prometo que hubo momentos en los que pensé que íbamos a ver los tanques por las calles de Barcelona y al Estado español machacando literalmente a los independentistas, finalmente la gestión mejor o peor de aquel tema y que llega hasta hoy permitió que no llegase la sangre al río, pero quién sabe qué pasará aún con este asunto. 

Nos convoca hoy el concepto de la "Tercera España”, o cómo en realidad España no ha estado nunca dividida en dos únicas Españas. No hay dos Españas, o mejor, no hay solo dos Españas. En el movimiento de los indignados y en las manifestaciones a favor de la independencia de Cataluña, lo mismo que en la última manifestación en Colón a favor de la unidad de España o entre todos aquellos que se sienten identificados con la bandera de España y la cuelgan de su balcón o simplemente no les molesta que su vecino la cuelgue, o aquellos otros que no ven más que un chiste en que un cómico se suene la nariz con una bandera (la que sea) hay mucha gente que integra la llamada Tercera España que nos reúne hoy aquí. Gente que aspira a vivir en paz en sus pueblos y ciudades y a prosperar en la medida de lo posible, gente que cree que se puede trabajar en aras al bien común y a la paz social para lo que hay que comprometerse. 
Muchos de nosotros, yo me atrevería a afirmar que todos los que estamos hoy aquí, todos mis conocidos y familiares, formamos parte de esta Tercera España. Cada uno desde posicionamientos ideológicos particulares y personales, conservadores, liberales, de izquierdas, comprometidos socialmente, desde el mundo de la participación ciudadana, obrera, … etc. No solo hay negro y/o blanco, hay una infinidad de grises que se colocan entre los dos extremos, desde las dos 

2 / 2
radicalidades (que para muchos tristemente se unen porque polos opuestos se atraen). Yo incluso me atrevería a decir que hay tantas Españas como españolitos de a pie y cada una de esas Españas, personales y particulares y únicas, como cada uno de nbosotros, forman la Tercera España. Decidir o mejor dilucidar el papel de esta Tercera España que se sitúa entre los tan traídos “fascistas” y “rojos” en el que es, sin duda, un lenguaje de otro tiempo, un lenguaje que efectivamente enfrentó a un pueblo en una lucha entre hermanos, un lenguaje que tristemente vamos a empezar a escuchar cada vez más. 

Esta Tercera España debe aunar esfuerzos en la consecución de objetivos comunes. La facilidad para trabajar cuando se trata de un equipo cohesionado con un objetivo común da resultados, da frutos. La excelencia está en el trabajo en equipo. Igual desde ahora mismo, con la mirada puesta en las ya inmediatas municipales y autonómicas, tenemos que empezar a organizar equipos de trabajo transversales con un único objetivo, el bien común y el servicio a la comunidad, comprometidos de verdad en obtener beneficios para los ciudadanos (a mí me preocupan especialmente los ciudadanos de los núcleos rurales que tienen idénticos derechos que los de las ciudades aunque, a veces, no lo parezca y para defenderlos tengan que dar un puñetazo en la mesa). Analicemos seriamente la realidad que nos rodea y empecemos a pensar cuál es nuestro compromiso no sólo en nuestro entorno, sino ampliando los círculos hacia nuestra comunidad, nuestro país, con lo nuestro, hasta dónde pueden llegar nuestro compromiso sin que suenen ridículo por imposible y empecemos a trabajar en serio por mejorar nuestro entorno, las ciudades, las villas y los concejos pequeños, en los que reside el auténtico espíritu de nuestra tradición. Seguramente así consigamos un mundo más justo y mejor para todos. Sólo podemos conseguirlo desde posicionamientos en los que el diálogo y el entendimiento sean las banderas que enarbolemos." https://www.lne.es/cuencas/2019/03/22/beatriz-alvarez-hay-espanas-gente/2445274.html

sábado, 9 de marzo de 2019

Bodas de Oro


Hizo ayer  cincuenta años, el consenso de voluntades de estos dos pipiolos (hoy serían pipiolos, entonces ya eran talludinos) dio origen a una estirpe, la mía. La revolución que se produjo cuando la sangre 100% quirosana de mi padre se reunió con la mezcla de mi madre (50% vasca de Bizcaia y 50% asturiana de Oviedo) solo podría dar como resultado a mi hermano Nacho y a mi. Fijaros que distintos somos. He elegido esta foto porque mi madre es una mujer seria que sonríe poco pero que cuando se ríe lo hace a borbotones y así, viéndola a ella, he aprendido yo a reír. Mi madre que ha sido y es un bellezón aquel día llevaba unas bragas prestadas porque mi padre se había llevado en una maleta  todo lo que iban a necesitar para iniciar una vida juntos, imaginaros cuánto era. Conoció  a mi abuelo paterno el mismo día de su boda y a mi abuela muchos días despues, y tras el banquete se fueron a pasar la noche de bodas a la que hoy sigue siendo su casa.  Su ramo de novia estaba compuesto por tres rosas y se pasó la víspera de la boda cosiendo para acabar algunos de los muchos trajes que llevaban las invitadas. Este matrimonio seguramente no habrá sido perfecto, pero ellos han crecido en el respeto al otro. Mis padres nos han educado en la igualdad, nunca en mi vida he visto un trato diferente entre nosotros, crecimos siendo iguales aunque hoy seamos tan diferentes. Hombres y mujeres somos compañeros. Así lo veo porque así lo he vivido. Quizás elegir el 8 de marzo para casarse fuera una profecía de lo que iba a pasar en su casa. El feminismo se mama en casa, así lo he sentido yo, una madre que venía de un matriarcado muy fuerte y que me trasmitió todos los valores que las mujeres de su vida le transmitieron a ella. Mujeres fuertes, aferradas a la vida, luchadoras, entregadas a su familia y a su oficio, mujeres del siglo XXI a fin de cuentas. Hoy celebro las bodas de oro de mis padres, Nicanor y Mary Lena, con la esperanza de que puedan disfrutar aún mucho tiempo el uno de otro, de sus manías, de su "mala" salud, de sus silencios... Mi madre que le decía a mi abuela Elena cuando ella le preguntaba por aquel mozu tan curiosu que la acompañaba y que vivía de pensión en casa Josefa otra quirosana, de Faedo, instalada en Oviedo, "Mamá, ¿a ti gústate lo bueno? Pues esti rapaz, de lo bueno lo mejor". Y así sumando, sumando hasta cincuenta. Seguimos.