Páginas vistas en total

lunes, 22 de octubre de 2018

Mariposas

Hay una forma en que me miras y me sonríes que hace que se inmovilice el mundo;
hay un momento en que me escuchas que siento que el universo es nuestro;
hay un instante
en el que el aire canaliza la energía entre los dos,
de mi hacía a ti y viceversa,
rápido como el viento que viene de mar adentro,
lento como la cadencia de las olas invadiendo la orilla.
Entonces me doy cuenta de que las miles de mariposas que habitan en mi estómago
van a empezar a salir desde dentro,
por la boca,
enredándose con las palabras que te digo y con las que pienso
pero callo.
"Ahora es cuando va a echar a correr" me digo.
Sin embargo,
esperas,
en ese estado tuyo benéfico de calma
y cuando me quedo vacía de bichos de colores,
de miedos y de excusas,
entonces,
por fin,
me besas y la Tierra comienza a girar enamorada.

lunes, 15 de octubre de 2018

Atesorando palabras. Desencuentro con Alma Guilermoprieto.


 
Voy a lanzarme, yo así sin red, a comentar el encuentro de esta tarde con Alma Guillermoprieto #AtesorandoPalabras. Y voy a hacerlo porque me parece justo y de derecho que nosotros, los lectores miembros de los Clubes de Lectura de Bibliotecas Públicas de Asturias, absolutamente entregados y fieles al Encuentro que la Fundación Princesa de Asturias organiza con los premiados en la categoría de Literatura, contemos lo bueno y lo malo. Y lo voy a hacer porque hoy se estrenaba el Club de Lectura de Quirós en un encuentro de esta talla y coño, tenía una ilusión enorme porque los lectores de Quirós disfrutarán en Oviedo con sus premios. Vaya por delante que la escritora premiada este año (de cuyo nombre no quiero acordarme) no vino, sus razones tendrá, ella se lo pierde, estar en una ciudad de cuento que mima a sus premiados como si fuesen sus hijos... Sin embargo, las bibliotecas acudieron igualmente a la propuesta alternativa que era esta promesa fantástica de atesorar palabras junto a una mujer periodista, mejicana, comprometida con la realidad de su país y la actualidad mundial. Pues nada, 116 clubes de lectura en su mayoría de la mitad Norte de este país fantástico que es España, hija por cierto de Asturias (en palabras de Juan Cruz) ahhh que no os había dicho que Juan Cruz era el entrevistador de Alma. Vaya, cuándo se dará cuenta la Fundación de que hay que elegir entrevistadores invisibles, una voz en off, hoy hubiera sido más acertado. Matarlo era poco. 
Foto de Cris Alvarez

No entendí nada de la entrevista y mira que yo corta del todo no soy, hubo momentos en los que incluso me pareció surrealista como empezar hablando por Celia Cruz, que está muy bien pero qué mira que no tendrá recorrido esta mujer. Yo que soy mucho de frases me he apuntado cuatro, una la dijo Teresa Sanjurjo, siempre tan correcta, fantástica ella, parafraseando el encuentro que esta mañana Alma tuvo con decenas de estudiantes de  Secundaria en el IES Sánchez Lastra de  Mieres hay que "aprender a mirar despacio" ("lección de vida" titula hoy la prensa de la región); las otras tres las dijo  Alma: "la Literatura te ayuda a vivir y a sobrevivir" (esta es una máxima de todos los lectores, nada nuevo bajo el sol, casi me da vergüenza apuntarla); "los periodistas somos unos tramposos y unos manipuladores" esta podría aplicarla a Juan Cruz que hoy manipuló vilmente una entrevista en la que no supo, no quiso o no le dio la gana sacar lo mejor de la mujer que tenía delante (precisamente hoy, coño,  día de la mujer rural y día de las escritoras). Señor Cruz, mírese en el espejo de esta SEÑORA, que humildemente le ha dejado hacer, mientras ella sigue "atesorando palabras" usted hoy ha estado "derrochando palabras" para disgusto de todos los presentes. Lo mejor, surrealista también, la impecable dicción de la autora durante la clase de ballet que nos dio mientras leía unas páginas de su libro "La Habana en un espejo" y la tercera frase y última, "convertir las palabras en movimiento o el movimiento en palabras" con esta me quedo, me da para escribir algo bonito. 

Foto de Cris Alvarez
Ayer me hacía eco del ingente y excepcional trabajo de la Fundación para desarrollar un programa fantástico en torno a Scorsese, pero hoy no puedo evitar tírarles de las orejas, no puede ser, no, que un entrevistador boicotee de esta forma a su entrevistada. Menos yoísmo y más generosidad que hoy no era el día de Juan Cruz, que no se nos olvide.

domingo, 14 de octubre de 2018

Matameriendas (otoño III)


 
Las últimas flores del verano o las primeras del invierno.
Delicadas como únicas que son.
Fin del ciclo.
Principio del nuevo.
Volverá pronto el verano para renovar la vida.
Vendrá lleno de nuevas experiencias, nuevas ilusiones y nuevos amores.
Dejad que os acune el viento del otoño y dormid en invierno.
La primavera aguarda un nuevo tiempo

Recuerdos (otoño I)


Otoño de vida.
A mí alrededor la vieja tierra va escupiendo sus frutos.
Nueces y avellanas,
maíz y manzanas.
Uno a uno, en un goteo incesante....
Un octubre agostado saca a la luz que la Tierra está enferma.
No se queja el planeta,
sólo quema.
Arde en la superficie,
sobre un lecho de tempranas hojas secas.
No corre el agua en la fuente,
abrasa la atmósfera.
En los ojos de un hombre moreno leo la sentencia que me condena a ser valiente,
a seguir adelante,
a arriesgar por mis sueños,
que yo ya no pierdo nada.
En sus ojos negros veo, sin embargo,
un futuro incierto.
Escarbar,
excavar,
buscar la poesía que juega al escondite,
que me esquiva,
encontrarla.
Los dos juntos mejor que uno solo.

De ayer a hoy se ha instalado el otoño (otoño II)


De ayer a hoy,
la luz ha mudado los colores del bosque
e instalado definitivamente al otoño.
El otoño nos regala, por fin, un cielo gris que no promete lluvia,
pero quién sabe,
quizás si una mano invisible hiciera parar el viento...
El viento hace bailar a las hojas en el suelo,
de un lado a otro,
en un murmullo juguetón,
como niños que celebran la fiesta del domingo.
De vez en cuando,
una manzana cae desprendida de su rama.
Las ramas aún están llenas,
quedan muchas en los brazos que se doblan de los manzanales.
Brazos doblados nunca rotos.
Ya no las recogerá nadie,
quedarán en el árbol anticipando futuros adornos navideños,
o pudriéndose en la tierra para ser abono que dará nueva vida..
Bajo la atenta mirada de Lola,
una libélula planea sobre el jardín.
No recuerdo libélulas en mi infancia.
En el horizonte Rueda,
promesa de libertad,
las primeras nieves pueblan su cumbre.
Mañana será lunes, ¡qué ganas de que sea de nuevo viernes!

Recoger los frutos (otoño IV)

Pienso en las despedidas que siempre son duras por tempranas,
en la temida orfandad cualquiera que sea la edad a la que la suframos.
Pienso en seguir,
en avanzar,
en crecer,
en creer,
en los comienzos de nuevos proyectos que te llenan de esperanza y renuevan las ganas.
Pienso en idas y venidas,
en lealtades y traiciones,
en amores correspondidos y frustrados.
En abrazos de consuelo nunca dados.
En abrazos de los otros, los que queman por dentro y por fuera.
En amaneceres que son realidad y en los que nunca llegan.
Pienso en lo que fue y lo que será.
Pienso en mi como tierra sedienta,
Y en tí como lluvia fecunda,
en el presente nosotros, recogiendo los frutos.
Pienso y respiro para poder seguir pensando.