Páginas vistas en total

lunes, 18 de mayo de 2015

“Muchas luces y alguna sombra”

En la novela de Alejandro Palomas “Una madre” la abuela Ester, cuando las cataratas hicieron de las suyas y para describir lo que veía, empezó a utilizar la expresión “algunas luces y muchas sombras” y todos los miembros de la familia acabaron usándola habitualmente para referirse a aquellas situaciones que o bien no tenían muchas ganas de explicar o bien no estaban muy claras o muy definidas. En mi caso, yo a la frase, que es muy buena, le he dado la vuelta.
 
Muchas luces y alguna sombra” estas cinco palabras expresan lo que he vivido en esta primera mitad de campaña electoral. Y quiero compartirlo hoy y no el domingo porque si espero al 24 a lo mejor, y sólo a lo mejor, las impresiones son otras, de hecho seguro serán otras. Y es así que pasado el ecuador de estas dos semanas, tengo que decir que uno aprende y madura con cada uno de los pasos que va dando en su vida y esta aventura para mi está siendo una de las experiencias más enriquecedoras que he tenido en tiempo, sobre todo, por la gente. Por encima de todo y sobre todas las cosas, me quedo con la gente.
Y es que cada uno de nosotros que no puede ni debe abstraerse de su lado social, se relaciona con los demás como respira, muchas veces de forma instintiva y refleja, sin ni siquiera pensarlo. Pero cuando por un motivo concreto tienes que ir pueblo por pueblo, casa por casa, puerta por puerta tomando el pulso de la gente que vive o sobrevive, hablando con aquellos que aman o aborrecen su pueblo, su ciudad o su país, te das cuenta de que lo que le da un valor verdadero y absoluto a todo somos nosotros, las personas, todas y cada una de nosotras, todas diferentes y únicas, todas especiales e irrepetibles, con independencia de nuestras ideas que en ocasiones nos unen y en otras nos separan.
Y puede ser que si este último mes no hubiera sido tan intenso o yo no estuviera especialmente sensible, no me apetecería para nada compartir estas sensaciones o quizás la explicación venga de que cada una de las personas que hemos visitado nos ha abierto su casa, recibido con una sonrisa o con un gesto amable, nos ha hecho partícipes de su riqueza o de su pobreza, nos ha incluido en sus vidas que eso para mi ya es mucho. Y es por eso que a lo mejor la clase política debería (no debo ni quiero incluirme) salir más a la calle durante los cuatro años que duran los mandatos, tomar muchos cafés y fumarse muchos cigarrillos con la gente que deposita en ellos su confianza, hablar menos y escuchar más a aquellos que son sus potenciales votantes no sólo los últimos quince días del mandato, sino todas y cada una de las mañanas y las noches que tienen los 1461 días durante los que inocentemente depositan sus destinos en sus manos. Creo que esto se lo he oído yo a un compañero: “La campaña electoral es cada día” y es verdad, el voto se pide cada día con nuestros actos, con nuestro comportamiento, con nuestra capacidad personal y grupal para atender a las personas y gestionar sus peticiones, con nuestras habilidades para ejecutar proyectos, con nuestro hacer y estar en Quirós y por Quirós. Sin embargo, esta reflexión no hay que hacerla hoy sino cada día.
Ahora sólo me queda hablar de las “muchas luces” porque de las “algunas sombras” no voy a hablar, no merecen ni mi tiempo, ni mis palabras. Y muchas luces, sí, las de estos días. Luces de siempre y luces nuevas. Las de mi gente que me llevan acompañando toda la vida y que me apoyan en todas las causas que emprendo. Las de los compañeros de la candidatura que para nosotros es la mejor porque es la nuestra, no olvidaré las veces que nos hemos reído juntos y lo buen equipo que hemos formado a pesar de ser tan diferentes, recordad que el auténtico trabajo empieza el 25. Las de todas las personas, también de otras formaciones, que me han manifestado su cariño y su respeto, guardo cada palabra, cada e-mail, cada comentario, me he sentido muy bien, la verdad, tampoco podía ser de otra manera. Y las de los quirosanos y quirosanas, cada mirada cansada y cada cara surcada de arrugas, cada mano anciana y cada descontento, cada observación... sus luces son las que justifican este compromiso, este trabajo y esta aventura.
Y algunas sombras, a pesar del cansancio, del mal sabor de boca y de algún que otro trago amargo, respecto a éstos: paso palabra. La envidia es mala, pero el miedo más. Por suerte, mi madre  marcó la puerta de nuestra casa y la mediocridad paso de largo en nuestras vidas. Pobres de aquellos que la tienen sentada a su mesa para siempre. Ellos solos se retratan.


2 comentarios:

  1. Campaña electoral habría que hacer día a día, tienes razón. A ver como se conocen los problemas de la gente si no, y si no se onocen cómo se van a resolver.
    La sombras son inevitables y hay que aprender a manejarse con ellas. Y si hay sombra es porque hay luz que la produce. Te deseo que sigas disfrutando de esas luces.
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, no se entiende la sombra sin luz, un beso!

      Eliminar