Páginas vistas en total

martes, 4 de abril de 2017

Una nueva vida para el Roble de Bermiego

Pocos trabajos dan tantas satisfacciones como este mío a tiempo parcial pero con dedicación intensa y emocionante. Nadie iba a decirme que perseguir el roble de Bermiego iba a producirme una vez más la sensación de que el periodismo local es una aventura. Larga vida a los árboles de una comunidad en la forma que sea (mucho mejor si están y permanecen vivos) porque ellos mantendrán viva la memoria de la comunidad como testigos "mudos" de un tiempo que se fue.

La madrugada del 22 de abril de 2014, el roble de Bermiego, un roble centenario, icono de un pueblo y de un concejo se dobló para siempre. El roble, que había sido declarado monumento natural por el Principado de Asturias en 1995, estaba situado en medio del pueblo, en un pequeño promontorio sobre la Capilla de San Antonio y desde allí y en línea recta se alcanzaba a ver el Teixo de la Iglesia, centinelas los dos de la solana aldea quirosana y de su historia. 
Por fortuna, aquella larga madrugada de la que en unos pocos días se cumplirán ya tres años, sólo se produjeron daños materiales, por desgracia se perdió uno de los reclamos turísticos de la zona. Tras el susto inicial, los restos que se recuperaron fueron depositados en el Museo Etnográfico de Quirós y allí estuvieron hasta el pasado sábado. Desde un principio, ayuntamiento y vecinos estuvieron de acuerdo en que había que levantar algún tipo de monumento que recordará al roble y desde un principio también se habló de recuperar parte de esa madera que, en palabras de los expertos, no puede estar expuesta a la intemperie debido al deterioro tan grande que sufría. Había pues que darle otra salida.

El reportaje en la LVT

Todas las ideas que se propusieron están, aún hoy, en el aire, pero mientras los quirosanos se deciden, Fermín G. Blanco, arquitecto sierense afincado en Coruña, contactó con el Ayuntamiento para que le cediera alguna de esas piezas de madera originales para un proyecto cuando menos peculiar y de aquellas negociaciones se ha firmado un convenio que supone la cesión por parte del ayuntamiento de parte del tronco del rebol.lo. El traslado de tres trozos procedentes del tronco principal, que configuran un bloque heterogéneo de un metro cúbico aproximado cada uno y con un peso total de casi dos toneladas fue realizado el pasado dieciocho de marzo.
Este arquitecto sierense patentó en el año 2008 el denominado "Sistema Lupo". Una herramienta didáctica basada en el juego cuyo fin es proporcionar a usuario y docente mecanismos y dinámicas aptas para el aprendizaje lúdico. Partiendo de la arquitectura y del tradicional juego de bloques de construcción, Lupo extiende su didáctica transversalmente hacia las matemáticas y el dibujo, la física y el arte, la historia y la música y el diseño. En los últimos años este sistema ha sido aplicado en numerosos centros educativos y artísticos bien en forma de talleres específicos o a través de un uso autónomo por parte de los responsables de didáctica de cada centro. Así pues con la madera del roble de Bermiego se hará una edición especial del Sistema Lupo, Lupo-Rebollu de Bermiego, destinado a talleres educativos que revertirán especialmente en los habitantes de Quirós, pero que también llevarán el nombre del concejo y a su rebol.lo al resto de Asturias. Se pretende que haya una muestra en cada Museo Etnográfico de Asturias. Lupo Rebollo no tiene, en ningún caso, un fin comercial sino que aspira a ser un paso en el estudio de los valores que rodean a la madera, en este caso, el Rebol.lo de Bermiego que va más allá de lo meramente material para adentrarse en lo social y cultural. Se pretende desarrollar un proyecto de naturaleza artística que, de alguna forma, mantenga viva la memoria de lo que fue un importantísimo monumento natural y social, símbolo de un pueblo y de un concejo y mantenga vivo también al roble a través del juego y el aprendizaje.
Caja de presentación de Lupo: el juego consta de las piezas de madera y de un grupo de cartas que explica las posibles combinaciones de las piezas para conseguir distintas figuras.
Fermín G. Blanco nos cuenta que el sistema Lupo es un juego de bloques en abstracto realizado en cualquier material incluso también en digital. El Eco-Lupo es el que se hace en madera y este forma parte de un proyecto muy amplio que tiene que ver con lo local “Generalmente usamos el castaño, pero en este caso vamos a usar el roble. Sin embargo, la madera del rebol.lo realmente está muy perjudicada y seguramente tendrá mal aprovechamiento. De los casi 2000 kilos de madera de roble de los que somos depositarios no sabemos cuánta madera será aprovechable, dependerá del proceso de despunte y luego haremos los puzzles.”
No se sabe pues, a priori, ni cuántos puzzles saldrán ni a qué escala se podrán hacer y dan por hecho que una gran parte del árbol se perderá debido al estado en el que se encontraba el roble incluso ya antes de caer.
A la pregunta de cómo surge la idea, Blanco nos cuenta lo siguiente: “Conozco perfectamente el Valle y, casualmente, el fin de semana anterior habíamos estado en Bermiego y comentamos el mal estado en el que se encontraba el rebol.lo.debido también al lugar dónde se situaba ya casi descalzado de la tierra y pensé si esto pasa con un edificio sería una vergüenza, sin embargo, cuando cae un árbol la gente no reacciona igual porque parece que son monumentos menores.” Nada más conocer la noticia Fermín empezó a darle vueltas a qué se podría hacer como homenaje “La mejor fórmula es, sin duda, el respeto por el patrimonio, también por el natural, había que poner en valor aquella madera centenaria y me pusé en contacto con el Ayuntamiento”.
Desde entonces a hoy han pasado casi tres años. El trabajo de Blanco tiene una proyección en el tiempo por eso quiere hacer un llamamiento a la gente del pueblo que tenga fotos en torno al roble. Se trata de escribir la historia de Bermiego en relación a uno de sus habitantes más ilustres, se harán también talleres didácticos sobre arqutectura tradicional y la idea es plasmarlo todo en una exposición, un documental o un libro “Siempre mano a mano con el Museo Etnográfico de Quirós. De hecho nuestra idea es comenzar una colaboración que probablemente tome forma en las próximas jornadas que sobre el hórreo se van a desarrollar en el Museo. Tenemos una didáctica sobre el hórreo en la que los niños construyen una maqueta, es un juego pero con ello conocen mejor uno de los elementos más importante de nuestra arquitectura tradicional.”
¿Dónde se encuentra ahora la madera?

La madera del Roble descansa en Brañes.
Los restos del tronco a partir del cual se empezará a trabajar están ahora en Brañes (Llanera). Se abre un nuevo período para el tratamiento y preparación de la materia prima. Habrá que dejarla secar de forma natural y luego proceder a cortarla de forma que sea sólo la  madera sana la que se aproveche. Para Nacio Quirós el tallista encargado de esta parte del proceso la madera tiene tres vidas antes de acabar en el fuego. “Primero está el árbol por encima de todo, luego la segunda vida sería cuando la madera forma parte de nuestros utensilios de vida: un mueble, una puerta, la vida de una casa... cuando, por lo que sea, estos objetos pierden su finalidad o su utilidad, hay que buscarle otra vuelta y ahí está la reutilización, el reciclaje y aquí entra en juego lo sentimental y lo romántico.” Que el rebol.lo se convierta en un juguete para niños y adultos, en forma de puzzle tiene que ver con esas ganas o esa intención de conservar vivo de alguna forma a quién fue testigo centenario de la vida de un pueblo.
Quirós dará forma artesanalmente a las piezas que formen los distintos juegos y será la cámara de Pedro Domínguez la que documente gráficamente todo el proceso. Un trabajo en equipo para mantener vivo a un roble, memoria de una aldea quirosana.

http://lavozdeltrubia.es/2017/03/21/el-roble-de-bermiego-de-despedir-a-los-emigrantes-a-ensenar-arquitectura/

http://bealadelola.blogspot.com.es/2014/04/memoria-de-un-roble.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario